Un sinnúmero de veces pasamos por los lugares comunes de la ciudad, el trajín de los días nos hace pasar por alto sus peculiaridades, nos abstraemos tanto en la rutina que pasamos de largo las hermosas postales que ofrece la Novia del Viento…

 

LOS LUGARES son siempre un remanso ante la locura de la vida humana, la vía pública no pertenece a alguien, los parques, monumentos, las calles son para transitarse, para recorrerse, para perderse bajo la sombra de un árbol o caminando sin tener certeza del destino.

Llevo viviendo aquí 10 años, aquí nací pero no me críe aquí, al principio la ciudad me resultaba extraña, no encontraba un referente en ella aunque pasaba gran parte del día aquí, cuando estudiaba la universidad siempre volvía a mi terruño, no es una ciudad que te dé la bienvenida más bien hay que abrirse paso en ella.

El ejercicio fotográfico que comparto a continuación significa hacer las pases con esta ciudad, redescubrirla en cada encuadre y por medio de una aplicación de libre acceso (Prisma),  plasmar cómo la veo ahora, cómo he crecido con ella y cómo hago míos sus problemas y sus paisajes, sus contradicciones, sus lugares.

He crecido aquí, me he construido y deconstruido tantas veces, me he transformado al paso que la ciudad misma lo ha hecho con los caseríos que inundan los cerros y los negocios de chinos que acaparan el centro, la ciudad ha mutado con segundos pisos y ciclovías, con estatuillas costosas distribuidas a diestra y siniestra en ella, el primer cuadro ha sido remozado aunque muchas veces sólo se conserve la facha y la utilidad de los inmuebles sea tan distinta a la que tenían de manera original.

La plaza del Reloj se quedó sin árboles, el Tuzobús atraviesa las principales avenidas, parquímetros y sus cuidadores son ya un componente habitual, se gesta una ciudad moderna rodeada de triangulares cerros que han convertido en su hogar los migrantes de Guerrero, Veracruz o Guanajuato, huyen de la violencia de sus comunidades. Ya no hay mineros, quedan lo restos de una industria que poco a poco perece.

Hacer un recuento de los lugares que me son significativos y que lo son también para otras personas fue emocionante. Me faltaron muchas cosas por fotografiar, espacios que me gustaría compartir, habrá oportunidad. Me gusta que otras personas suban en sus cuentas de redes sociales las imágenes de la ciudad, la apropiación que tienen del espacio público, la manera en que refieren con el entorno, hacerlo propio es un punto de partida para movilizarse en pro de aquello que consideramos nuestro.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Hacer Comentario