Las dos principales televisoras de este país se dieron cuenta que las mujeres existen y que pueden ser protagonistas, cuando menos de las ficciones que presentan en sus canales estelares

 

No es que yo no sepa o que miles de mujeres no sepan el alcance que pueden tener en la vida pública de un país, pero me causa sorpresa y hasta extrañeza que tanto Televisa como TV Azteca quieran posicionar en este preciso momento a mujeres como las estelares de sus barras programáticas. Me causa también sospecha ya que estamos a nada de elecciones presidenciales y podrían querer manipular al electorado, crear tendencia hacia una mujer que contendiera para dichos comicios.

 

‘ROSARIO TIJERAS’

Del escritor colombiano Jorge Franco

 

Suena mal decirlo pero usualmente sucede que cuando las televisoras hacen su versión libre de grandes libros o teleseries, el resultado es una historia vacía, mal tropicalizada, con personajes que no llegan a desarrollarse, con mensajes ambiguos.

Historias que se cuentan sin la intensión de decir algo desde el punto de vista artístico sino con el objeto de manipular, de imponer una conducta o pensamiento que convenga al gobierno en turno.

Me queda claro el poder que las mujeres tenemos sobre nosotras mismas y nuestros entornos pero qué pasa con ensalzar de manera burda la idea de una sicaria que ante todo es una delincuente; de ella se resalta como siempre su belleza física y se hace énfasis en su gusto por el sexo a tres evidentemente con el morbo que ello implica y el miedo que infunde entre otros malos del cuento.

Las locaciones de la filmación fueron en el Cerro del Chiquihuite, en la gran zona conurbada de la Ciudad de México, en esas casas de colores que tanto presume el gobierno de Peña Nieto y hasta el del estado de Hidalgo como un remedio para la violencia y narcotráfico que azota las zonas más pobres de todo el país. ¿Qué realidad muestran? ¿Qué consumo esperan promover?

Porque la realidad que vivía Colombia en aquel 1999 no es para nada igual a la que vive México, entonces ¿Qué retratan en pantalla? ¿A quién sirve un producto mediático como Rosario Tijeras?

Se exalta por un lado lo popular y se hace apología de la violencia, una violencia mal ejemplificada con escenas chafa y resoluciones imposibles a los conflictos de los personajes que son vistos más como superhéroes que una verdadera dramatización de los estragos de la violencia.

Convierte un fenómeno social digno de estudio y necesitado de soluciones ágiles del gobierno en una ramplona serie con tinte de la telenovela de siempre.

 

‘LA CANDIDATA’

Escrita por Leonardo Bechini. Producción: Televisa

 

Televisa plantea desde ahora un escenario donde una candidata tiene la capacidad de contender en las elecciones presidenciales del siguiente año, el personaje tiene grandes similitudes con ella ya que durante toda la trama la protagonista limpia su imagen de las personas cercanas a ella que cometieron delitos, justo el primer problema que enfrentará Margarita Zavala al postularse de manera oficial pues en el sexenio de su esposo Felipe Calderón muchos actos de corrupción e impunidad se hicieron presentes al amparo de la guerra contra el narcotráfico.

Acartonada, visualmente saturada, cansa la vista apenas la pones en pantalla, en tonos sobrios, siempre buscando el azul, el color del Partido Acción Nacional (PAN) que por cierto ya tuvo a Josefina Vázquez; quiere mostrar una mujer hombruna que se reduce al precario intento de una actriz de telenovelas por personificar algo que se sale del esquema.

¿Qué figura tan importante debería ser una candidata? Valorada en su justa dimensión por las posibilidades intelectuales y humanas que tenga para poner al servicio de las personas toda su sapiencia y trabajo, pero no es más importante resolver el drama de un amor que se acaba y otro que no acaba de nacer, es más importante hurgar en sus amoríos que en lo que pueda ofrecer como servidora pública.

La vida personal es importante, claro que lo es, pero dignificar el papel de la mujer para coadyuvar en la erradicación del arquetipo femenino que se nos ha impuesto es igual de importante. Hacer visible a una mujer que sorprende por su inteligencia o por su calidad humana, una mujer que transforma su entorno, como hay muchas en la vida real pero que jamás serán puestas en pantalla.

 

***

Los dueños de las televisoras siempre reniegan del poder que tienen para permear en la sociedad pensamientos o posicionamientos políticos, se concentran en la posibilidad de entretener más que en la de educar aún cuando sacaron provecho de los comicios electorales al publicitar las campañas políticas.

Bajo el amparo de ser “el cuarto poder” se vuelen juez y parte sin perder la posibilidad de lavarse las manos apenas las cosas salen mal, no obstante la ciudadanía poco a poco se vuelve más crítica, seguimos cuestionando.

Sobre El Autor

Tania Martínez Suárez
pros_critos@hotmail.com

soy un atado de ideas zurda y necia comunicóloga proscrita madre indeVida

Artículos Relacionados

Hacer Comentario