“La protección de los animales forma parte esencial de la moral y de la cultura de los pueblos civilizados”  Benito Juárez García

A decir de los activistas, Hidalgo fue pionero en México en la protección animal, ya que el 28 de febrero de 2005 se publicó en el Periódico Oficial, la ley de protección y trato digno para los animales, sin embargo a 11 años, dicha ley no cuenta con reglamento y es letra muerta tanto para ciudadanos como instituciones públicas.

Durante ese tiempo, diversos actos contra animales ocurren en la entidad, de los cuales, sólo uno fue sancionado como lo marca la ley, y por la constante presión que la organización Biofutura hizo en 2013 a la presidencia municipal de Pachuca, donde logró por primera vez a nivel nacional una sentencia privativa de la libertad de 36 horas por maltrato animal.

En febrero de 2012 un sujeto mató a machetazos a un perro que estaba amarrado a un árbol en la colonia Valles de Pachuca. El hecho causó indignación entre los habitantes, que exigieron castigo para el atacante, un año después fue sancionado con 36 horas de arresto.

Otro caso fue en 2013, cuando un empleado del Instituto de Ciencias de la Salud, colgó a un canino y lo picó con una barreta. Fue castigado por el plantel con 15 días de suspensión sin goce de sueldo.

El hecho que causó mayor indignación y lo retomaron a nivel nacional, tal vez por el auge de las redes sociales, fue en junio de 2015, con la difusión de videos de dos empleados de la tienda +Kota Pachuca que golpearon a un perro chihuahua y a un hámster. La acción originó que ciudadanos se manifestaran contra la sucursal de venta de animales, misma que fue clausurada temporalmente.

Este año, la Asociación Hidalguense para la Protección de los Animales denunció la muerte de tres perros por insolación y deshidratación, al ser abandonados en una propiedad ubicada en el fraccionamiento Tuzos de Mineral de la Reforma; y a finales de julio pasado, policías de Zempoala fueron denunciados por arrastrar un perro colgado en su patrulla.

Los casos son innumerables, interminables y algunos permanecen en el anonimato debido a que las personas no denuncian por miedo o porque lo consideran normal.

A 11 años de la publicación de esa ley, apenas el 28 de julio, Hidalgo dio otro paso respecto a protección animal, ya que el Congreso local aprobó la iniciativa que tipifica el maltrato animal en el código penal, que castiga hasta con seis meses de prisión a quien cometa actos de crueldad o maltrato a animales domésticos.

El avance fue grande, porque la iniciativa estuvo estancada tres años; sin embargo, ahora corresponderá a las instituciones públicas concientizar a su personal para atender las denuncias que lleguen por maltrato animal, así como generar conciencia en la ciudadanía que esas acciones ya son un delito.

Lo anterior, sin contar que en dicha tipificación no se contemplan las corridas de toros, peleas de gallos, entre otras actividades de “diversión” -para algunos- que de incluirse en la iniciativa, seguro seguiría en la congeladora; porque hay que recordar que el gobernador en turno Francisco Olvera Ruiz firmó en agosto de 2012 el decreto que declara a la fiesta de los toros como Patrimonio Cultural Inmaterial de Hidalgo.

Así las cosas, cuando de políticas públicas se trata, que son generadas por intereses particulares de los políticos y sin contemplar las exigencias reales de la sociedad, que en su mayoría pide castigo para quienes cometen actos de violencia contra los animales, ya que son indicios de posible violencia contra las personas.

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.