Quién sabe dónde se halle
pero la habré de encontrar
en aquel rinconcito del valle,
no importa cuánto he de cabalgar.

Proclaman los rumores
que indomable y valerosa ha de ser,
pero con tal que me adore
pintaré de mil folclores
el pueblo de mis amores
para que le rindan los honores,
cuando del brazo nos vean llegar.

Quién sabe dónde se halle
primor de mis caprichos,
amuleto de mi vanidad,
bálsamo de mis empachos
ha de ser su castidad.

Hacer Comentario