Soy la nada

Manos demoníacas, frías, duras y rabiosas me soltaron para que las sombras me arrastraran a la nada, cuando desperté el color del mundo se había ido, el sonido se hizo agudo y mi voz se apagó; no entendí hasta ...