El material discográfico fue realizado en conjunto con estudiantes del Centro de Capacitación Musical y Desarrollo de la Cultura Mixe en Oaxaca

PACHUCA, Hgo., 13 de febrero de 2016.- Colibrí es el nombre del más reciente proyecto del trompetista mexicano César Bugarín, quien presenta el material discográfico con nueve temas inéditos grabados en conjunto con 44 estudiantes del Centro de Capacitación Musical y Desarrollo de la Cultura Mixe en Oaxaca.

En visita fugaz a la capital del estado de Hidalgo, el músico originario de Nayarit relató diversos aspectos de su carrera que lo llevaron a realizar este disco.

“Originalmente empecé, creo que como todos, tocando estándares, música muy propia y original del lenguaje del jazz. Después me cayó el veinte y dije que la única manera de poder trascender como músico sería al dejar un legado y no solamente ser intérprete; a raíz de esto me propuse empezar a componer, a tratar de darle el valor a la música original.”

Contextualizó que en 2012 grabó un disco como solista que salió en 2013 pero este solo tuvo dos temas originales y cinco estándares, “ahí me encontré con que está chido tener un disco, pero la música original es tu pase directo a muchas cosas, porque tocar la música de otras personas eso lo puede hacer cualquiera, pero tocar tu propia música es completamente distinto, ya que enriqueces un poco la cultura de la música al crear nuevas melodías y cosas que salen de tus pensamientos”.

En este sentido Bugarín expuso que tras su primer disco tomó cuenta de la necesidad de un proyecto original totalmente. “En 2013 conocí a unos directivos del Centro de Capacitación Musical y Desarrollo de la Cultura Mixe en Oaxaca, me invitaron a dar clases y me fui para allá, viví con ellos un año en una comunidad mixe en la Sierra Norte; ahí me di cuenta de la responsabilidad que tiene uno como formador de nuevos músicos”.

Centro de Capacitación Musical y Desarrollo de la Cultura Mixe en Oaxaca/Especial

Destacó que en su labor como docente lo que le interesaba era ser un puente para instruir cosas modernas en la institución, y decidió hacer un proyecto con algo de lo que le gusta hacer, jazz, reggae y ska. “Inicié con un pequeño trío, ahí los instrumentos de cuerda son nulos, solo están los de vientos y percusiones, al ver que a las personas les gustó, surgió la idea de hacerlo más grande, de involucrar a más estudiantes, el ensamble creció más y más”.

Abundó que en 2014 cuando se retiró de la Sierra, fue abierta la convocatoria del Fondo Nacional para la Cultura y las Artes (Fonca) y en ella postuló el proyecto sinfónico que originalmente se llamó “Obra para trompeta y banda sinfónica jazz fusión”.

“Afortunadamente fue seleccionado por el programa de Jóvenes creadores y con el recurso que me dieron hice el plan de ir a la Sierra, componer temas originales acompañado de una banda sinfónica que es muy chido porque son muchos y las posibilidades sonora son muchas. Compuse de enero hasta mayo, en junio grabamos nueve temas durante cinco días, después me llevé el material a un estudio en León, lo masterizaron, grabé mi parte y en octubre me entregaron el disco”.

César subrayó que ahora con el producto final, trabaja en la parte de darle salida, “la intención es compartir y tratar de ser una influencia para alguien más, el objetivo primordial era que las nuevas generaciones de compositores en la región mixe se metieran a experimentar más con otros ritmos que no son propios a los que están acostumbrados, y fusionar pero conservando la estructura original de las bandas de Oaxaca”.

De igual forma, manifestó, otra intención fue involucrar a los jóvenes en un proyecto productivo, “hacerlos formar parte de un proceso profesional”.

Explicó que en la grabación, por cuestiones sonoras, decidió que fueran 44 músicos los que grabaran y que tras una gestión con la fundación Alfredo Harp Helú consiguió concretar concierto de presentación del disco este 18 de marzo en el centro cultural de San Pablo, en la ciudad de Oaxaca.

“Según yo como creador, el material resultó en un reggae con funk pero las armonías son de jazz, es un híbrido, aunque esta vez pensé un poquito en la parte comercial, en como la música puede entrarle directo a los pies a las personas, haciéndola bailable y movible.”

Colibrí, enfatizó, “tiene una temática totalmente mixe, y por ahora intento amalgamar unas presentaciones y una gira para que esto role por la mayor cantidad de lugares que se pueda y que las personas lo identifiquen como algo muy mexicano”.

Finalmente el músico que a la par organiza el Festival de Jazz de Tepic adelantó que en próximas fechas estrenará el videoclip oficial y un documental que recopila la historia de este material.

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.