Def Leppard lleva un largo camino recorrido y conserva el crédito de una banda de culto a la que se le recuerda por sus éxitos de mayor repercusión y por el impulso al rock en la década de 1980, también reincorporó un adjetivo más, quizá el tercer paso de cualquier banda grande, el regreso, el segundo aire, o como quieran llamarlo. Si en el ser humano las fases de la vida son nacer, crecer, reproducir y morir, en las bandas son algo similar, nacen, se consagran, influencian y es aquí donde encontramos una disyuntiva, ¿mueren? Jamás, si bien aquellos que dieron vida a tantos éxitos, los mortales, dejan este mundo terrenal, su música se encarga de hacerlos trascender en el tiempo generación tras generación y mantienen viva la llama del rock. ¿Por qué encontramos cada vez más jóvenes en los conciertos de bandas de la época de Def Leppard? Debemos agradecer a los padres responsables que tuvieron a bien enseñar a sus hijos la buena música que escucharon en su juventud, ahora es un concierto para padres e hijos unidos por una sola causa. El rock.

El disco que Def Leppard lanzó el año pasado es un acierto para el rock actual, es decir, no se escucha con nostalgia, no decimos, ‘nos hubiera gustado esto’ o ‘estaría padre que hicieran’ cierta cosa. Def Leppard mantiene esa esencia que le conocemos desde hace mucho tiempo en este álbum recién salido. Se respeta a sí mismo y hace homenaje al hard rock más puro y estilizado que le conocemos. Un disco homónimo que nos hace viajar por todos los sonidos experimentados a lo largo de su trayectoria. Desde las power ballads hasta las canciones más energizantes y explosivas, siempre con sus coros tan característicos.

Generalmente los discos homónimos se nombran así por aquellas bandas recién salidas, aquellas que están dándose a conocer en el medio y que tras picar piedra, consiguieron un contrato con alguna disquera que los catapulte a lo más alto. ¿Por qué lo hicieron? ¿Por qué sacar un disco homónimo si ya es una banda de renombre? Simple y sencillamente porque hace un inventario sonoro de todos los elementos con los que jugó, experimentó y pegó en los 80. Se hace presente esa explosividad en las dos primeras canciones que sirvieron para promocionar el disco Let´s go y Dangerous, dos temas generadores de adrenalina que recorren nuestro cuerpo cuando escuchamos esos riffs. Me habría gustado que estas canciones estuvieran colocadas más adelante para no perder el entusiasmo, pero de todas maneras es una excelente selección de temas.

Las power ballads son quizá las más alejadas de su esencia, pero de cualquier manera son identificables para el fanático, ya que tienen un enfoque hacia el pop actual. Es el ejemplo de ‘We belong’.

¿Qué sería de Def Leppard sin esos coros? Otra banda que trató de hacer lo necesario para salir del montón que busca el éxito. Las voces se empalman de manera atinada en el clímax y es aquí donde encontramos el porqué de estar tarareando cada hitaso de Def Leppard.

La presencia del bajo da un sabor diferente a Def Leppard, sobre todo en el inicio de ‘Invincible’. Quizá se diga algo que a muchos les choque o haga enfurecer un poco pero… escuchen con atención y quizá encontremos elementos musicales de este orden en bandas mexicanas como DLD o Moderato, que a final de cuentas esta última es una sátira de bandas como la que el día de hoy es tema de estudio. Perdón por la comparación amigos lectores, pero estas bandas están presentes también en el rock nacional. De ninguna manera quiero decir que las ya mencionadas son como Leppard, jamás.

‘Sea of love’ es una de las que tenemos que rescatar, los coros al inicio de esta pieza son totalmente diferentes, ya que no suenan como canción de góspel. Escuchamos a Joe Elliot, su vocalista, darnos unas estrofas y llegar al éxtasis con el coro , ya sin los góspel, sino con el coro Leppard.

Por increíble que parezca, tímidamente el grunge se hace notar, en menores cantidades, y es que podría ser una falta de respeto para los puristas del hard rock pues el grunge sepultó a varias bandas de los 80 para imponer un sonido predominante. Pero aquí queda claro que como todo trago amargo queda atrás y totalmente superado, es más, haciendo las paces con ese sonido arrasador aceptando que todo tiene su tiempo y que ambos, hard rock, y grunge cada cual en su tiempo fueron importantes en la evolución del rock. Amen.

Damas y caballeros la que funge como cierre del disco el tema ‘Blinth faith’ es la mejor para hacerlo, pues es una power ballad al más puro estilo de esta banda. ¿Qué es lo que la hace tan especial? El uso de instrumentos de orquesta por ejemplo violines y chelos que van de la mano con las guitarras Vivian Campbell y Phil Collen.

Este álbum fue de los que rescataron 2015. El álbum homónimo muestra a una banda madura cuyas épocas doradas pasaron ya pero que están haciendo lo que mejor saben hacer para acercarse a las nuevas generaciones quienes estoy seguro conocerán a esta banda para ponerla en su playlist de rolas favoritas. Def Lepaprd en forma y más fuerte que nunca. En este momento se encuentra en una gira por los Estados Unidos hasta mayo, esperamos por un par de fechas en nuestro país.

Hacer Comentario