El centro (tradicional no geográfico) de la ciudad de Pachuca tiene su encanto y espanto, cierra temprano y se oscurece pronto…

 

…EN EL conjunto enmarcado por la iglesia de San Francisco: INAH, el Centro de las Artes y al frente el jardín Colón, allí esperábamos escuchar el Diálogo con la Polis, sillón de plática propuesto por Neuroforo, un ejercicio que debe llegar a ser interesante, de reconocimiento y exposición en voz de los “espacio culturales independientes” afincados en la ciudad.

ESPACIO INDEPENDIENTE CULTURAL

La discusión siempre se ha planteado, ¿qué es ser espacio/creador cultural independiente? Teniendo como partida que nos encontramos en un sistema social dominado por la lógica capitalista en el que la fuente de creación del valor de los objetos es el trabajo pero es por medio de la plusvalía que se logra la apropiación del beneficio por parte del capitalista, o el sistema de creación cultural que depende quizá en demasía de las becas gubernamentales principalmente pero nunca negadas a las extranjeras, privadas.

Un sillón negro, una proyección a la espalda y unas gradas simples pero eficientes, un pequeño espacio pintado de negro que las hace de teatro, mesa de debate. Uno a uno ingresan los participantes de este Diálogo con la Polis, de izquierda a derecha, el anfitrión Enrique Olmos, con extensa experiencia en el teatro desde la perspectiva de creador, director, escritor, ganador de múltiples reconocimientos (a él lo conozco por medio de alguna obra teatral vista y los libros Bacantes after party y Bestia desollada, recién iniciado. A a su lado Jonathan Rebolledo, actor, gestor, buen anfitrión, tallerista, uno de los creativos del Foro 330 (con quien en múltiples ocasiones en su espacio nos hemos dicho salud al paso y saludado con afecto). Sigue Rodrigo Carrillo, director de teatro y responsable de La Purísima Teatro, espacio de la UAEH (no cuento con ninguna referencia más que el nombre como director en diversas obras teatrales); Ana Liedo, mujer de plática agradable con un bagaje interesantísimo en las artes, en la gestión, directora de Y sí, espacio que cuenta con residencias para artistas. Madian Guevara, fotógrafa, una de las dos mentes que dirigen y dan forma a Arte La Fuente, luchadora de causas justas, feminista de fotos tomar (y amiga compañera de viajes telepáticos). Al final, Alejandro Mohedano, gestor con largo caminar en el ámbito cultural del estado.

LOS ESPACIOS/NO LUGARES

El Foro 330 se presenta como un café, teatro, espacio para conciertos, talleres, con venta de chelas en la célebre zona de La Surtidora, con la cartelera más extensa de los espacios que hoy dialogan, se manifiesta como un mosaico de corrientes y manifestaciones culturales, he de resaltar que por los gustos propios de este intento de escritor, allí se ha podido observar a quien es quizá el mejor freejazzero de México, Germán Bringas, con un ensamble de excelente calidad, pero también he bailado dark alguna noche rodeado de intentos de vampiros citadinos o asistido a la Muestra Estatal de Teatro, alguna vez hicimos radio allí y comimos enchiladas.

Y sí, espacio en el centro centro del centro de Pachuca, a unos pasos del Reloj Monumental, con una arquitectura de otra época,ideal para tomar café, comprar una artesanía, asistir a la presentación de un libro o un festival de mujeres o una tocada de electrónica, su directora fue ganadora de diversos apoyos y ha creado un espacio de impartición de talleres y residencia para artistas de diversos ámbitos.

Neuroforo/ los pulques de Apan/cafetería… brinda e invita al dialogo, con una cartelera teatral de excelente nivel, con impartición de talleres y un sillón para sentarse a platicar de qué va esto de la independencia, en tiempo anterior se podía encortrar a Neuroforo en las instalaciones de Colectivo CV y a los pulques de Apán en la colonia periodistas, hoy convergen en un mismo espacio el teatro, el café y el maguey en armonía.

Arte La Fuente (agencia cultural), espacio itinerante de aparición más menos cada mes y medio en un jardín ubicado en la zona de San Javier, lugar que ha buscado la creación de una red de venta y exhibición de arte en la ciudad de Pachuca, presentaciones de música, performances, conversatorios… una de sus características es que la temática cambia cada aparición, las promotoras Mala Vida, editoriales cartoneras, foodtrucks y Grupo Colibrí, entre otros, se encuentran e intercambian con un público variado de grabadores, pintores, actores, músicos y quien llegue.

Teatro La Purisima, debo decir que no lo conozco y me disculpo pero doy mi palabra que pronto asistiré.

EL DIÁLOGO

La plática comienza con la presentación y con una larguísima lectura de los currículums de nuestros participantes, uno a uno se presenta de viva voz, nos platica un poco de ellos y sus espacios. Viene la primera pregunta o punto de partida: ¿qué es lo complicado de ser espacio independiente? Al escuchar a los participantes parece que solo es Madian Guevara quien no ha contado con beca institucional o apoyo gubernamental para el desarrollo de proyectos, las resistencias se hacen de diferentes maneras, pienso, y espero a escuchar más, hablan de público, de la calidad de los espectáculos, de los costos de la burocracia que invade la gestoría cultural, aún no se escuchan las propuestas desde la gestión cultural independiente, en la coherencia de los argumentos resalta Ana Liedo que con solvencia y confianza nos cuenta anécdotas de cómo ha venido luchando para atraer público, mientras Mohedano nos cuenta intentos frustrados de convertir espacios olvidados a nuevos espacios de convergencia social, centros de cultura y transformación, dirían los románticos de la Revolución que no fue; Olmos de Ita nos menciona estadísticas de la posible población que se puede convertir en ávidos consumidores de cultura; Jonathan nos menciona los altos costos que se generan para mantener un espacio, de luchas económicas por resistir un precio justo para el espectáculo; Carrillo nos pone en atención la falta de público para el teatro, la creación de espacios pero de la falta de butacas llenas; Madian nos habla que desde la autogestión también se puede, sin apoyos más que lazos de colaboración.

La segunda pregunta se enlaza a la primera y pasa, y allí, en el tercer punto es cuando viene lo que a criterio de esta persona tras el teclado es interesante oír: ¿de qué manera programar una cartelera atractiva para un público como el pachuqueño? Hagamos una apreciación, una pausa, ¿quién es este público es pachuqueño? ¿Qué características culturales, sociales y económicas tiene? ¿Qué oferta cultural ofrece el gobierno a diferencia de los creadores privados o independientes? Es entorno a estas prácticas sociales donde se debe indagar para conocer qué se consume, la ciudad de Pachuca no ha sido ajena al bono demográfico, hoy miramos caminar muchos más jóvenes que lo que vimos en el siglo XX, son en estas dos décadas del siglo XXI que transitamos que se enmarcan el crecimiento del segmento poblacional de 15 a 34 años. los mayores consumidores de cultura debieran ser  los jóvenes, dicen, es este segmento el que se va a tomar unas cervezas con sus amigos a uno de los tantos nuevos bares o antros que aparecen y desaparecen en la ciudad. ¿Es que estas generaciones están condenadas por sí solas a la ruptura a un alejamiento con el arte en vivo? La hiperconectividad ha generado que cualquier usuario con conexión a Internet y el dispositivo de interacción adecuado pueda mirar el MoMa o mirar una opera en Scala de Milán por PPV.

PROPUESTAS/CONCLUSIONES INCLUSO

Volviendo a lo dicho esa noche en el Neuroforo, se habló de mejoras y exigencias para los artistas y público, se mencionó de precios justos, de nuevas organizaciones, de creación de una industria cultural consolidada en Pachuca, una que al reconocerse como industria tendría que pagar impuestos y por lo tanto tenga que exigir protección de su inmueble. Aquí debemos mencionar que el espacio que hoy nos acoge como publico ha sido blanco de dos robos al amparo de la oscuridad y de las autoridades, quizá, exigimos que las autoridades brinden la seguridad necesaria en el primer cuadro de la ciudad donde se encuentran tanto Y sí, Foro 330 y Neuroforo.

Del Diálogo con la Polis nos retiramos con algunas certezas y otras creencias, pero más allá de eso y de la interpretación que uno como ajeno a la gestión cultural pueda emitir que quizá sea sesgada, se agradece el ejercicio entre personajes que luchan porque esta ciudad deje de ser un cúmulo de bares y fiestas caseras y exista la opción que la gente salga al teatro, al centro cultural, al jardín…

(espero) continuará…

 


 

PARA LEER: Pergentino José. Hormigas Rojas (editorial Almadía)

PARA OÍR:

Hacer Comentario