Ya que no veo que alguien se digne a escribir sobre la discriminación sexual que sufrió Ingrid Oliveira, saltadora brasileña de trampolín, en los Juegos Olímpicos Río 2016, tras sostener relaciones en la villa, esta Farola Virgen se pone rejega y analiza varias situaciones que al parecer ninguna pluma ha manchado el papel con este tema.

En una investigación rápida sobre el uso del término discriminación sexual encontramos que casi siempre refiere a los malos tratos que padecen aquellos con otras preferencias, que dejan de lado el derecho que los seres humanos tenemos a ejecutar esta “actividad vital necesaria para la procreación y reproducción del ser humano y para establecer relaciones afectivas” -frase derivada de legislaciones internacionales-” o nada más porque queremos coger, probar otro tipo de trampolines.

También encontré que ningún estudio afirma que los deportistas pierdan concentración para sus competencias a causa del sexo, por lo que me indigna que la deportista fuera descalificada tras las acusaciones de su compañera de cuarto.

Es cierto que rompió una regla, pero ¿dónde queda la coherencia del Comité Olímpico Internacional al repartir medio millón de preservativos e impedir el sexo en la villa? Y por si fuera poco, su pareja sexual -remero brasileño Pedro Gonçalves– ni siquiera fue dado de baja, lo que sí fue considerado por algunos medios como discriminación de género.

¿Dónde queda el respeto al derecho de ejercer nuestra vida sexual libremente? ¿Por qué a ella sí la expulsaron y a él no? ¿Qué no se supone que el sexo es una forma de hacer ejercicio?

El espíritu olímpico se empaña al conservar tradiciones moralistas cero relacionadas con el deporte, estereotipos arraigados contra mujeres y personas que solo gustan un poco de entretenimiento.

Aunque las disciplinas requieren concentración y dedicación, no olvidemos que antes de cualquier ocupación somos personas que sienten, que viven, que disfrutan de los manjares que este mundo ofrece, al final, las preseas solo están hechas de frío metal.

Hacer Comentario