MÚSICA E INSPIRACIÓN FEMenina

 

EL NÚMERO 57 de la Revista Con la a, que circuló en mayo de 2018 y fue coordinado por Guadalupe Huacuz, el tema, mujeres y música, es abordado con investigación seria, argumentos bien planteados y datos precisos. Ese un tema que yo quiero seguir trabajando y que agradezco cuando otras colegas lo estudian con tal seriedad.

No es sorprendente que mi querida compañera del Programa Interdisciplinario de Estudios de la Mujer, en El Colegio de México, en 1992, insista en abordar un tema que siempre le ha apasionado. Huacuz reitera una pregunta latente en este tipo de temáticas: ¿por qué en la historia del arte no encontramos a las mujeres? Por ello, la investigadora advierte:

 

A lo largo de la historia, hacer y expresarse a través de la música está relacionado también con privilegios o exclusiones vinculadas no sólo con el género, sino también con la clase, la edad y la racialización de los cuerpos; los contextos históricos, las guerras y la migración, también son factores que han modificado, en lo local, las prácticas discriminatorias que dificultan o promueven el ejercicio de la profesión musical. (Huacuz)

 

Ya experta en el tema, Clara Meierovich hace una entrevista a Mercedes Gómez Benet, nacida en la Ciudad de México, catedrática del arpa de pedales en el Conservatorio Nacional de Música. Al responder a la pregunta sobre su experiencia como mujer artista y música, la maestra le responde:

 

Vale la pena seguir la propia voz en el aspecto de la vocación. Al cabo de los años, también hay que aprender a reconocer cuáles son las compañías adecuadas para permanecer con ellas en la vida, sean influencias musicales, ejemplos importantes como Henriette Renié, compositora, solista y pedagoga muy adelantada a su época en Francia, y las grandes escritoras que nos han enseñado, a las generaciones de mujeres que nacimos después, que se pueden dar pasos grandes y firmes a pesar de muchos obstáculos. Hay que saber siempre de qué nutrirse como persona y música, qué ejemplos seguir.

 

Carmen de la Peza, investigadora emérita de los estudios de la comunicación en México, también participa en este número y considera que es importante abordar la presencia femenina en los escenarios musicales, entre ellos el rap:

 

Las raperas, como todas las mujeres, no pueden sustraerse a las múltiples voces que las atraviesan y las constituyen como sujetos de género, de raza, de clase y generación, sin embargo, mediante sus prácticas y discursos se desidentifican aunque sea parcialmente de una forma de ser mujeres que las excluye del espacio público, toman distancia y se posicionan políticamente.

 

Por su parte, Gina Enríquez, hace otras preguntas clave al referirse a la Orquesta Sinfónica de Mujeres que ella fundó y que dirige: ¿utopía o necesidad? ¿Por qué los hombres se sirven siempre todo el pastel y no nos dejan ni una migaja? ¿Y qué hay de tantas mujeres que tienen facultades extraordinarias, pero no tienen respaldo político y/o económico? Y con seguridad, responde:

 

La Orquesta Sinfónica de Mujeres es una necesidad porque no podemos permitir que muera el gran talento y creatividad de tantas mujeres en todo el mundo. Necesitamos más y mayores espacios de desarrollo para las mujeres músicas.

Además de abordarse otros temas como las dificultades que viven las mujeres que desean entrar al ámbito de la música electrónica, la experiencia de las percusionistas en un mundo totalmente masculino, la musicoterapia y la voz femenina, destaca el texto dedicado a la compositora mexicana Alicia Urreta, escrito por Carmen Cecilia Piñero Gil. La autora advierte que, si bien no conoció a esta mujer dedicada a la música, sí pudo soñar con el mundo mágico que ella logró crear. Urreta nació en 1930 y murió en 1986, dentro del panorama musical fue pianista, creadora y gestora.

Urreta fue una especialísima alquimista del sonido, capaz de transcribir un mundo propio, generando una dimensión sonora, plena, amplia, profunda… Sus palabras siguen vigentes después de los más de treinta años transcurridos desde su fallecimiento:

 

Parte de la vida es, pues, la música. Ella llega al corazón, porque ella no quiere una explicación. Porque es tuya cada vez que la recuerdas porque te habla sin palabras y sin voz de cosas bellas. Porque el hombre en una tarde de paz, la inventó y la regaló a los demás…

 

Es así como el tema mujeres y música sigue produciendo escenarios, aportaciones, pero sobre todo la insistencia de que la creación femenina ha logrado aportaciones significativas en las composiciones dentro de todos los géneros musicales.

Los textos pueden encontrarse al dar CLICK AQUÍ.

Hacer Comentario