Doce cuentos peregrinos

García Márquez no necesita mucha presentación, sobre todo en América, pero la mayoría de los latinos habla sobre él haciendo referencia únicamente a Cien años de soledad, y si uno pregunta por otra de sus obras mencionan El amor en tiempos del cólera, y eso por el reciente filme. A raíz de su muerte se pusieron de moda sus libros; se imprimieron muchas ediciones de todos, pero la mayoría mantuvo la relación con Cien años, sin saber incluso que él estaba cansado de ser ubicado siempre en relación con esa obra. En esta ocasión se hará la recomendación de Doce cuentos peregrinos. Muchos se preguntarán: por qué no escoger El coronel no tiene quien le escriba, Memorias de mis putas tristes, Crónica de una muerte anunciada, El general en su laberinto, Del amor y otros demonios o El olor de la guayaba, se escogió tal creación. Por el simple hecho que su realismo mágico característico se lleva a cabo más en los relatos breves que en las novelas.

¿Qué es el realismo mágico? El género es atribuido a nuestro autor, pero tiene sus antecedentes en Adolfo Bioy Casares, Jorge Luís Borges y Juan Rulfo, quien fue de gran influencia para el colombiano. A la par destacan otros, fuera y dentro del boom latinoamericano, como Julio Cortázar, Arturo Uslar Pietri y Miguel Ángel Asturias. En el realismo mágico se podría decir que la fantasía, tal cual, puede quedar totalmente apartada del relato y a la vez no. En esta corriente pueden pasar unicornios por un parque y es lo más común para las personas, los fantasmas levantan a sus dueños para ir a la escuela y uno de ellos está en desacuerdo con el gobierno. Dicha literatura lleva consigo toques de fantasía que convive con la realidad en un mismo plano, sin prejuicios ni explicaciones. Además de que al ser un género de origen latinoamericano, lleva por ende una pizca con visión de resistencia. Así es como los fantasmas y unicornios comunistas pasean con toda naturalidad entre la gente.

Con esta explicación, regresemos a justificar la sustitución de Macondo y la familia Buendía por Cuentos peregrinos. A pesar de que la magna obra (Cien años) es ubicada plenamente en la realidad mágica, tal género es más representativo en los relatos cortos del autor que en sus otras novelas. Esto se debe a que el manejo de ideas se concentra más en una narrativa breve que en una narración larga y las ideas directas son características del cuento. Un unicornio marxista divaga por una novela tantas veces, que abre la posibilidad de transformarse en algo realista, aun siendo unicornio. Pero dentro del cuento este animal debe avanzar directo, sin rodeos, a un objetivo y así mantiene la presencia de su esencia fantástica.

García Márquez tiene libros de cuentos destacados, como La increíble y triste historia de la cándida Eréndira y de su abuela desalmada y Doce cuentos peregrinos. Los orígenes de este último se dan cuando, después de tres cuentarios publicados sin unidad, prevalece cierto deseo por crear una serie de ficciones con más integridad. Construyó entonces una solución: historias que primero pasaban de ser relatos periodísticos a idearse como guiones cinematográficos, incluso con posibilidad de constituirse en una novela, pero los relatos siguieron su fragmentación. Este conjunto forma poco a poco algo, después de tejer algunas ficciones y desechar otras. El escritor se enfrenta a la dura línea entre concretar un cuento sobre una novela o, más difícil aún, elaborar varios con una línea de integración, cada uno con grandes dificultades, así surgió la satisfactoria docena.

Durante este libro, el lector podrá gozar con las extravagantes andanzas del surrealismo latino en cada narración: una densidad misteriosa con La santa y Espantos de agosto. Intrigas en Sólo vine a hablar por teléfono, Diecisiete ingleses envenenados y El avión de la bella durmiente. La magia poética en El agua como la luz. La conmoción en Buen viaje señor presidente, sólo por mencionar algunos de los doce. Algo que tienen todos como un común denominador, además de lo mencionado, es un sentido de multiculturalidad, sobre todo entre Sudamérica y Europa. Esto es comprensible dado que muchos exponentes del boom latino fueron intelectuales en contacto con el viejo continente. Por supuesto para cualquier escritor es fundamental conocer muchos lugares y tener el mayor número de experiencias para crear, sin hacer a un lado un perpetuo motor de imaginación. Los cuentos peregrinos narran una estrecha convivencia entre el rico mundo periférico y el frío reino euro central. Hoy en día, lo multirregional, la globalización y la fusión entre naciones, son temas cada vez más de moda. El regreso a la Pangea puede ser cierta posibilidad para rebasar a la ficción mágico realista.

Las recomendaciones musicales junto con esta obra literaria son tres grupos relacionados con el concepto de diversidad y fusión cultural. El primero es el más emparentado a los cuentos: se trata del grupo colombiano Monsieur Periné. Músicos con gran influencia del Cabaret francés en combinación con los sonidos de su país natal, creando una interesante fusión euro-latina que transmite energías alegres.

El segundo es mexicano, Radaid, agrupación con esencia muy fresca de fusión de géneros y países, “Hijo protegido del Sol” significa el título. Cantan en más de seis lenguas y en algunas canciones cambian de idioma mediante un ritmo suave y dinámico.

El tercero es un grupo de Brooklyn, que puede romper un tanto con el esquema latino-europeo, pero no con el de ritmo multicultural. Se trata de Karikatura, neoyorkinos con muchas influencias tropicales, tocan en estaciones del metro en Nueva York, rompen barreras entre países y alegran a personas estresadas mediante una propuesta de interesante unificación entre Europa, América Latina y  Asia.

Así que el lector ya puede tomar en un avión sus cuentos peregrinos y escuchar a estos tres grupos mientras los lee. Podrá encontrar a una bella durmiente junto a su asiento y emprender un buen viaje frente a un señor presidente derrocado.

Sobre El Autor

León Cuevas

El responsable y dueño de Sinestésica es el dibujante hidalguense León Cuevas. Reside en Ciudad de México y es egresado de la Escuela de Escritores de la SOGEM. Publicó varios cuentos en diarios digitales, así como uno impreso en la antología Encuentro de escritores hidalguenses del Centro de Arte y Filosofía. Publica también en Sayyeah.tv, sobre cine, espectáculos y libros. Tuvo diversas exposiciones individuales y participó en varias colectivas, tanto en Pachuca como en Ciudad de México. Es autor de la obra teatral “Las seis muertes de Ofelia”.

Artículos Relacionados

Hacer Comentario