PACHUCA, Hgo., 22 de noviembre de 2016.- El documentalista mexicano Luis Lupone presenta este martes, a las 17 horas, en el edificio central de la UAEH, el proyecto que le tomó al menos 20 años de seguimiento a las mujeres y hombres que aún proclaman al cantante y actor mexicano Pedro Infante desde el sitio de su eterno descanso.

 

Cada 15 de abril, los llamados infantilistas arriban a la última morada del Ídolo de Guamúchil, inmortalizado y convertido en una especie de imagen religiosa

En entrevista con LaRecoleta.digital, el cineasta hizo ver que Fervor infantilista no es un discurso biográfico sobre el hombre que se llevó el Oso de Plata de Berlín por Tizoc (1956), sino el acercamiento con las personas que lo cantan y lo imitan, con quienes aseguran que lo conocen o que lo ven aún después de su polémica desaparición, protagonistas de un fenómeno, hijos no reconocidos, difusores del mito

 

Luis Lupone comparte su gusto por Infante como el agente que trascendió en expresiones fanáticas y emociones que desafiaron más de medio siglo en la historia

 

EL RECHAZO DE LOS FESTIVALES

 

Y aunque se trata de una película bien inserta en los sentires de la cultura popular, Fervor infantilista no llegó a los reflectores que acaparan los rodajes sobre migrantes, narcotráfico, asesinatos u otro tópico de la demanda amarilla.

 

El documental no fue aceptado en algunos festivales por abordar un foco alejado de “los temas de emergencia”

En este sentido, Luis Lupone reflexiona sobre el problema del documental en México, “un género menor” que ni siquiera ocupa el espacio merecido en los programas de estudio de las escuelas de cine.

Aunque reconoce que el documental mexicano pasa por un buen momento, el cineasta llama a creadores y espectadores a valorar su profundidad y nivel de reflexión más allá de la movilización noticiosa.

Hacer Comentario