Automatic for the people (1992)

Estimados amigos, gracias por continuar leyendo estas líneas que intentan hacer que la música se escuche con otros oídos. Antes de iniciar con el tema del día, me tomaré este párrafo para felicitar a La Recoleta por su tercer aniversario; es un gusto y orgullo para este servidor formar parte de la familia recoleta que desde el pasado 10 de febrero celebra sus primeros tres años de vida. Es un espacio hecho por jóvenes, bastante jóvenes diría, que tienen el objetivo común de difundir la cultura en toda su expresión, felicidades chicos, les deseo muchos años más.

Y bien, aquí nos encontramos una vez más en el análisis y promoción de la buena música. En esta ocasión toca turno al álbum de REM titulado Automatic for the people, que según Bono, líder de la banda irlandesa U2 es el mejor disco de country realizado jamás. Vaya crédito. Este álbum como ya lo adelantamos es una mezcla suave entre el rock y el folk aderezado con la inconfundible voz de Michael Stipe.

A título personal REM es una banda que encierra muchos misterios en sus canciones, a veces esperamos que llegue a un punto en concreto pero sólo toma nuestro cerebro para darle vueltas sin control, sin llegar muchas veces a una conclusión. Ahí está lo padre de su música, pues hace que nos fuguemos con sus acordes sonoros e intentemos hallar una respuesta a su lírica. Para muestra basta un botón, ‘Man on the moon’, que cuestiona si en verdad el hombre llegó a la Luna. Durante muchos años los escépticos se han hecho esa pregunta, ¿en verdad lo hicieron?

Hay canciones mucho mas fáciles de digerir y que resultan ser motivadoras hasta cierto punto pues en ‘Everybody hurts’, una de las mejores de la banda y de este disco en especial, nos arroja el mensaje claro de seguir y aguantar cuando las personas a nuestro alrededor dañan. “Si crees que ya has tenido bastante de esta vida, ¡aguanta!”. En esta pieza dejamos de lado el country para hacer una balada. Es el momento preciso cuando los espectadores sacan los encendedores o iluminan los estadios con sus celulares.

Tras 24 años en el mercado es un álbum sin fecha de caducidad. El trabajo mantuvo a la banda en el lugar privilegiado que ganó desde Out of time, eso sí, con mucha presión pues Lossing my religion, que ya había salido al mercado necesitaba de un sucesor igual o mejor que aquel tema. La fidelidad a sí mismos y la evolución lírica son los ejes de este álbum. Primeramente no es una banda que haya experimentado a los extremos, lo hizo, sí, pero manteniendo esa coherencia que debe tener toda banda, todo intérprete. No es necesario hacer disparates para seguir como grupo mainstream, de aquí la idea de la fidelidad consigo mismos. En segundo término, en la evolución lírica se hace presente en todas las canciones que forman parte de un todo en este trabajo, ya que juega con nuestros sentimientos y emociones desde ‘Drive’ el primer tema de Automatic for the people, pues nos hace un repaso por la angustia, la melancolía, el amor, la ira, la decepción, la tristeza y un largo etcétera de emociones.

Este es un trabajo inteligente y bien pensado. Ya que después de sumergirnos en sus letras, de manera inevitablemente volteamos a nuestro interior, a nuestro presente y cuestionamos muchas cosas que están plasmadas en aquellas canciones y que no son meramente de quienes las escribieron sino que resultan ser episodios y estadíos emocionales que todo mundo experimenta en vida, como la maduración por ejemplo, el hecho de decir dónde estamos y hacia dónde vamos. Si buscas algo más, si buscas tu expansión mental y crecimiento intelectual, Automatic for the people es la opción correcta.

Como lo mencionamos antes, es un álbum que si no se tiene cierta estabilidad emocional, nos puede llevar a un tormentoso valle de depresión, o bien puede reafirmar el pensamiento menos condescendiente hacia la humanidad. Si no que le pregunten a Kurt Cobain, quien ahora ya es imposible, pues es el disco que estaba incrustado en el tocadiscos del líder de Nirvana cuando fueron a recoger su cuerpo. Es un disco fuerte que para el cual se tiene que escoger el momento indicado para ser escuchado, pues hay algunos tintes fúnebres por ejemplo en ‘Sweetness follows’.

En general es un álbum que se entenderá no a la primera si no en cada episodio que nuestra vida experimenta, por ello es un disco vigente, porque hasta el momento y muy probablemente en un futuro las generaciones tendrán que, inevitablemente, madurar y crecer intelectualmente hablando, ya que Automatic for the people obliga al oyente a hacer un viaje introspectivo para dar paso a la catártica evolución de todo ser humano.

Hacer Comentario