¿Qué significa desaparecer? Cuando no hay voluntad para hacerlo…

No estar, no figurar, no ocupar el espacio habitual, junto a los de siempre, trae un torbellino de sentires expuestos en dos caras opuestas: los que pierden, los perdidos…

Ambos convergen en la búsqueda, en la lucha por hallar motivos, pistas, verdades…

La suerte no suele respaldar y en los más habrá que conformarse con la razón más inverosímil

 

449a6844

Gil Ríos en El caso retrógrada | Foto: Madian Guevara/LaRecoletaDigital

 

Sólo falta que las autoridades concedan al secuestro extraterrestre el beneficio de la duda para explicar las miles de desapariciones apiladas en cajas de archivo sin fondo. Las verdades históricas que defienden en sus comparecencias no son menos disparadas que el cuento de una abducción.

Álvaro Muñoz echa mano de esta justificación en El caso retrógrada, producción de Bobina Teatro, donde la metáfora del ufólogo llama al despertar de conciencias sobre un tema doloroso para una nación donde ojalá sólo buscáramos el paradero de 43. Las cifras se llenan de dígitos cada vez.

Gilberto Ríos y Abraham Solís dirigen sus actuaciones sobre un escenario atascado de confusión, la sensibilidad humana mantiene una lucha constante contra la dureza que también humaniza en la persecución casi inútil de respuestas por las que conectan con un público que ríe y que asume el silencio por no saber.

“Nos parece importante decir al público qué pasa, que vean a todos, al de enfrente, al de junto; a no ser ajenos a los problemas del mundo; a ser más sensibles, mejores personas.Todos tenemos una cara dura, a todos nos duele algo”, comparte el elenco que explora el lenguaje escénico para invocar la reflexión colectiva.

“El proceso fue maravilloso en esta nueva faceta del teatro. Es maravilloso encontrarnos a personas que no tienen prejuicios para abordar un tema fuerte que nos duele a todos, la cuestión de las desapariciones.”

El caso retrógrada es contundente al señalar una enfermedad invasiva sobre el tejido social, donde los hilos que aún permanecemos estamos sujetos a la amenaza de correr la misma suerte que los que fueron cortados frente a la mirada ciega de la justicia.

 

449a6857

El caso retrógrada | Foto: Madian Guevara/LaRecoletaDigital

 

NO APLAUDIR

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.