“A nadie le importa el teatro, por eso hacemos cuanto queremos”

PACHUCA, Hgo., 22 de febrero de 2016.- Por tercer año la Bella Airosa regala a sus pobladores el Festival Poéticas Jóvenes que incluye puestas en escena, conferencias y talleres que se llevarán a cabo en diferentes puntos del territorio hidalguense.

El Centro de las Artes de Hidalgo fue el recinto inaugural en el que el afamado director Claudio Valdés Kuri expresó en conferencia las experiencias que regala el teatro tras una serie de presentaciones recientes de la mano de la agrupación ‘Nadda’,  grupo de  jóvenes egresados de la UNAM con quienes organizó la puesta en escena Siete billones de habitantes y yo sigo teniendo frío.

Como director de talla internacional, Valdés Kuri explica:

La calidad de tu obra no se fundamenta en cuántos lugares visitaste, sino qué tan útil resulta en el lugar en que te encuentras, presentarse en Festivales como Edimburgo o como el Iberoamericano en Bogotá no es lo que le da calidad a tu obra; nosotros, cuando tenemos estas oportunidades, pedimos ir a lugares donde no haya pasado el teatro, sitios donde sales corriendo porque hay toque de queda”

Tocó temas polémicos, como el financiamiento de proyectos culturales pues las instituciones carecen de disposición para apoyar las iniciativas que son de interés para todos.

“No hay dinero proveniente de las instituciones. El teatro no es sustentable, hay que juntar varias corporaciones para que estas aporten menos y cumplan con su responsabilidad de generar cultura. Sin duda el patrocinador más importante es el actor, que se chuta año y medio de preparación sin cobrar un centavo”

Además enfatizó en el fenómeno del público.

“Trabajar en Latinoamérica es perder dinero, pero genera un diálogo impresionante. En Europa ganamos dinero y regresamos a América para perderlo. El público en Europa en su mayoría consta de cabezas blancas, gente mayor, en países con dinero. En América Latina, el teatro tiene su heterogeneidad, es diverso, hay muchísimos jóvenes asistentes al teatro. Los prototipos son diferentes pero buscamos maneras de hacernos notar, maneras para llegar a los nuevos públicos para evitar el fenómeno europeo”

Y para cerrar aseveró

El teatro no desaparecerá, genera contacto directo con los asistentes, contacto que no es posible de suplir. Mi grupo trabaja por esa experiencia estética, en que el individuo se siente tocado por algo. Las barreras se eliminan, el teatro juega con la narración emocional y la narración racional, una de las pocas ramas del arte que logran esta comunión”

Brindó, por último consejo de la noche, que los creadores de obras teatrales no aspiren a grandes masas mirándolos, porque la única oportunidad de transformación está en los pequeños círculos, poco a poco, con discursos de calidad para crear conciencia en el otro. Porque los grandes círculos no se interesan en el teatro, es un arte libre que puede hacer cuanto desee.

Las  actividades propias del festival continuarán hasta el 5 de marzo.

Hacer Comentario