Elecciones, Ley de Seguridad… caos 

 

EL AÑO electoral ya comenzó. Entre destapes, precampañas, aplicaciones tecnológicas del Instituto Nacional Electoral (INE) para el registro de candidatos independientes que no funcionan más que para el Bronco, agrupaciones de partidos políticos que conforman frentes y, bueno , ya no se sabe dónde está la izquierda (si es que la hubo o la hay) y dónde está la derecha (si es que se le puede llamar de esa forma).

El escenario es convulso, con un Partido Revolucionario Institucional (PRI) cuyo único mérito es mantenerse en el poder a costa de lo que sea, aún cuando gobernó el Partido Acción Nacional (PAN) el país durante 12 años era por todos sabidos que las decisiones se seguían tomando en el PRI. Los priistas son expertos en la simulación, hacen que hacen y la verdad es que todo sigue igual o peor.

Para ocupar la presidencia se han postulado más de 20 personas, entre ellos destacan quienes buscan el cargo por la vía independiente:

  • MARGARITA ZAVALA GÓMEZ DEL CAMPO. Esposa del expresidente de México Felipe Calderón Hinojosa, fue militante del PAN por más de 30 años, se desvinculó del mismo cuando no fue electa candidata presidencial y ha buscado sin mucha suerte apoyo ciudadano.
  • MARÍA DE JESÚS PATRICIO MARTÍNEZ o Marichuy, mujer indígena nacida en Tuxpan de Bolaños, Jalisco, se caracteriza por su carisma y sus vastos conocimientos de las plantas para curar a las personas. Para su designación, el Congreso Nacional Indígena (CNI) y el Ejército Zapatista de Liberación Nacional (EZLN) tuvieron que sesionar por más de 20 horas en tres mesas de trabajo y con más de mil delegados. De ante mano sabe que no será fácil medirse a otros candidatos en 2018, sin embargo su participación es importante ya que obliga a visibilizar a los pueblos originarios y contemplarlos en la toma de decisiones.
  • JAIME HELIODORO RODRÍGUEZ CALDERÓN, El Bronco, hoy exgobernador de Nuevo León, se registró para obtener la candidatura presidencial ante el INE. Aseguró que los partidos le han hecho mucho daño al país y se han convertido en parásitos del presupuesto, lo que no mencionó es que durante muchos años perteneció al PRI y mucho se ha especulado que ganó la gubernatura dado que ese partido lo apoyó en la elección, el PRI descubrió que puede gobernar a través de los independientes.

Otras personas optaron por registrase, entre ellos Alfredo Pérez Mata, Francisco Gerardo Becerra, Pedro Ferriz de Con, Wendolín Gutiérrez Mejía, Héctor Luis Javalois Loranca, Alfonso Trujano Sánchez, Edgar Portillo Figueroa, Roque López Mendoza, Carlos Mimenza Novelo, Armando Ríos Piter, José Francisco Flores Carallido, Simón Pérez Torres, Mauricio Ávila Medina, Eustacio Salinas Treviño, Esteban Ruiz Ponce, Ricardo Azuela Espinoza, Gabriel Salgado Aguilar, Silvestre Fernández Barajas, Rodolfo Eduardo Santos Dávila, María Concepción Ibarra Tiznado, Jaime Antonio Rodríguez Martínez, Gustavo Javier Jiménez Pons, Marco Ferrera, Francisco Javier Rodríguez Espejel, Luis Antonio Hernández Sánchez, Gonzalo Navor Lanche, Luis Modesto Ponce de León Armenta y Mario Fabián Gómez Pérez.

Dentro de las estructuras políticas establecidas se conformaron tres frentes, el comandado por José Antonio Meade Kuribreña, que representa al PRI y al Partido Verde Ecologista (PVEM), quien llega luego de la rebatinga priisita donde el candidato natural era el ya renunciado secretario de Gobernación, Miguel Ángel Osorio Chong, máximo representante del llamado Grupo Hidalgo, que ha ganado peso en años recientes en ese partido, sin embargo nuevamente el grupo Atlacomulco se impuso dando a la candidatura de Meade, quien ha fungido como secretario de primera línea durante los gobiernos de Felipe Calderón y Enrique Peña, es nombrado el “apagafuegos” dado que es una práctica común cambiarlo a la secretaría que se encuentra en problemas para que los resuelva.

El segundo, denominado Por México al Frente, la coalición que conforman los partidos de la Revolución Democrática (PRD), Acción Nacional (PAN) y Movimiento Ciudadano (MC), quienes han elegido a Ricardo Anaya Cortés como el candidato de unidad para las próximas elecciones, hasta hace poco era presidente nacional de su partido y en 2014 se le acusó de gastar más de lo que ganaba cuando se descubrió el nivel de vida que llevaba su familia en EU, a ello se le suma la opinión de algunos panistas que han destacado en Anaya a un canalla que pasa por encima de quien sea necesario para cumplir sus objetivos. Y lo único que queda claro es que junto con el PRD se está aventando un palomazo.

El tercer bloque lo encabeza Andrés Manuel López Obrador, fundador del Movimiento de Regeneración Nacional (Morena), lo acompañan el Partido del Trabajo (PT) y el Partido Encuentro Social (PES), esta es la tercera vez que AMLO contiende por la presidencia de la República y en sus propias palabras “o gana o a la Chingada”. Mucha gente lo considera una opción viable como dirigente del país, el trabajo que hizo en la Ciudad de México ha sido reconocido ampliamente.

El sexenio de Enrique Peña Nieto ha sido por demás deplorable para los mexicanos en todos los sentidos, por un lado la ineficacia de sus acciones acompañadas por la idiotez que se desprende de cada cosa que dice, es una vergüenza para México, muchas veces me he preguntado si es intencional, si busca a través de quedar como un bufón evitar que se le cuestione de manera seria o si en verdad es un pendejo egocéntrico que no se da cuenta de las tonterías que hace, si en verdad es un corrupto parte del sistema priista impuesto por Carlos Salinas de Gortari, que no cegara en sus esfuerzos de desmantelar el país y acrecentar su riqueza y poder.

En el último año del sexenio de Enrique Peña Nieto, los legisladores aprobaron la Ley de Seguridad Interior como mecanismo, dice, para detener al crimen organizado. A continuación se presentan lo ocho puntos torales de la norma:

1.- En el artículo 11 se establece que el presidente de la República podrá ordenar por sí o a petición de las legislaturas de las entidades federativas, la intervención de la Federación para la realización e implementación de Acciones de Seguridad Interior, es decir, una intervención del Ejército y la Marina en zonas de conflicto. Esto, cuando se identifiquen Amenazas a la Seguridad Interior, que “comprometan o superen las capacidades efectivas de las autoridades competentes para atenderla”, o se identifique “la falta o insuficiente colaboración de las entidades federativas y municipios en la preservación de la Seguridad Nacional”.

2.- Al existir las condiciones de amenaza mencionadas en el punto anterior, el presidente de la República, “previa consideración del Consejo de Seguridad Nacional, determinará la procedencia de la intervención de la Federación y expedirá, dentro de las 72 horas siguientes, la Declaratoria de Protección a la  Seguridad interior”. Al expedirse la Declaratoria, debe tener el visto bueno del Consejo de Seguridad Nacional y luego la Secretaría de Gobernación debe notificar a la Comisión Bicameral de Seguridad Nacional y la Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH) para proceder a la publicación en el Diario Oficial de la Federación.

3.- En el artículo 16, sin embargo, también se establece que “en aquellos casos en que las amenazas representen un grave peligro a la integridad de las personas o el funcionamiento de las instituciones fundamentales de gobierno”, el presidente de la República, “bajo su estricta responsabilidad”, podrá ordenar acciones inmediatas de las Fuerzas Armadas.
Lo anterior, se señala, “sin perjuicio de la emisión de la Declaratoria de Protección a la Seguridad Interior en el menor tiempo posible”.

4.- En el artículo 7, se establece que “los actos realizados por las autoridades con motivo de la aplicación de esta Ley deberán someterse, en todo momento y sin excepción, a la preservación irrestricta de los derechos humanos y sus garantías, de conformidad con los protocolos emitidos por las autoridades correspondientes.

5.- “En los casos de perturbación grave de la paz pública o de cualquier otro que ponga a la sociedad en grave peligro o conflicto, y cuya atención requiera la suspensión de derechos, se estará a lo dispuesto en el artículo 29 de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos y leyes respectivas”, es otro de los puntos señalados en el artículo 7.

6.- El artículo 8 indica que “las movilizaciones de protesta social o las que tengan un motivo político-electoral que se realicen pacíficamente de conformidad con la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos, bajo ninguna circunstancia serán consideradas como Amenazas a la Seguridad Interior, ni podrán ser materia de declaratoria de protección a la seguridad interior”.

7.- En el artículo 15 se señala que al emitirse la declaratoria de Protección a la Seguridad Interior, deberá fijarse el plazo de la intervención de las fuerzas armadas, “la cual no podrá exceder de un año”.
“Agotada su vigencia, cesará dicha intervención, así como las Acciones de Seguridad Interior a su cargo”, sin embargo,  “las condiciones y vigencia de la Declaratoria de Protección a la Seguridad Interior podrán modificarse o prorrogarse, por acuerdo del presidente de la República, mientras subsista la amenaza a la Seguridad Interior que la motivó y se justifique la continuidad de las Acciones”.

8.- En la ley se establece que “las Fuerzas Federales y las Fuerzas Armadas desarrollarán actividades de inteligencia en materia de Seguridad Interior en los ámbitos de sus respectivas competencias. Al realizar tareas de inteligencia, las autoridades facultadas por esta Ley podrán hacer uso de cualquier método lícito de recolección de información. Toda obtención de información de inteligencia se realizará con pleno respeto a los derechos humanos reconocidos por la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos”.

Cabe mencionar que esta ley fue creada por la Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena), es un principio básico del derecho que nadie puede fungir como juez y parte en cualquier conflicto que se desee resolver democráticamente. Recuerdo una declaración del general Cienfuegos, en la que expresaba el disgusto del Ejército por encontrarse haciendo labores en las calles, de no estar de acuerdo en la posición en la que los había colocado el gobierno ya que la ciudadanía no entendía que querían ayudar y que las funciones que llevaban a cabo ahora no eran las que un militar debía asumir, en pocas palabras se lavó las manos ante el cochinero que ha sido el gobierno de Peña Nieto.

Durante el sismo de septiembre de este año, también ocurrieron desencuentros entre el gobierno federal y el Ejército, evidenciando en el caso del colegio Enrique Rébsamen, donde no había coordinación ni un plan de acción eficaz para dar respuesta a la emergencia nacional, y quedó demostrado además que al gobierno le interesa más la relación que guarda con Televisa que la que mantiene con las fuerzas armadas, ya que la televisora obligó al Ejército a dar la cara ante la inexistencia de la niña Frida Sofía, que se suponía se encontraba atrapada en los escombros. La televisora no asumió el costo de haber montado la farsa, aun cuando sí fue la más beneficiada con los altos niveles de audiencia, mismo que no había tenido desde hace muchos años y que quedó evidenciado en la declaración en quiebra que debió afrontar posteriormente.

Pese a todos los intentos de las organizaciones civiles, las movilizaciones sociales, las intervenciones de organismos como la ONU, la ley fue aprobada por senadores y diputados, no es una sorpresa, no es fortuito, 2018 es un año electoral, donde el destino de millones de mexicanos y millones de pesos está de por medio, el gobierno de Peña ha sido cuestionado desde antes de dar inicio, ha sido un presidente repudiado, confrontado, ridiculizado, ha quedado expuesta en múltiples ocasiones la incapacidad que ostenta para hacer su trabajo. Pocas veces los mexicanos nos ponemos de acuerdo en algo, pero según las estadísticas hasta el 90 por ciento de los entrevistados no están satisfechos con el gobierno actual.

El hartazgo es general, la inconformidad nos ha llevado a muchos de nosotros a salir a la calle y protestar, a manifestarnos, a informarnos, a hacer frente a los desastres naturales desde la sociedad civil y cada vez nos damos cuenta que no merecemos ni solaparemos un gobierno así. Y justo en este momento aprueban la Ley de Seguridad Interior, que faculta a las fuerzas armadas a detener a quien se manifestante aún en contra de todos los protocolos de derechos humanos habidos y por haber, ¿tanto miedo tiene el grupo Atlacomulco? ¿Es real la posibilidad de llegar a un gobierno democrático mediante la elección popular? ¿Hay una remota posibilidad de que pierda el PRI y solo pueda sostener la farsa mediante la represión popular y la realidad transmitida en Televisa?

Espero que el gobierno haya calculado con exactitud esta operación y no le esté dejando al Ejército la mesa puesta para tomar el control del país. Ya que el PRI no ganará, cuando menos no a la buena, el descontento social puede crecer y puede que la sociedad se organice.

Hacer Comentario