El 12 de octubre México conmemora el Día de la Raza y para razas potencialmente sexuales: la negra. La Farola Virgen rinde un homenaje a los hombres de color, honrosos machos alfa que ostentan el primer lugar en tamaños de pene, porque los asiáticos podrán presumir la más mítica cultura, pero de sus atributos sexuales dejan mucho qué desear.

¿Qué Farola no ha deseado acostarse con un joven de piel negra y espalda ancha? De esos a quienes les brilla la piel y que galopan cual caballos salvajes por las montañas americanas. Esos que te ahogarían tan solo abrir la boca. Imaginen: con un negro todos los besos serían del mismo color.

Y aunque este sea un estereotipo más de la sociedad discriminatoria que acerca a los de raza negra con animales, por lo que su sexo supuestamente es más salvaje y viril, cierto es que a los amantes de color se les asocia con intensas orgías comparadas a las que realizaba el mismísimo Diablo.

Sin embargo, la fantasía permea, en sitios de Internet aparecen miles de videos pornográficos, que hacen pensar que lo único mejor que coger con uno de ellos es hacerlo con dos.

Y sin pretender adjetivar a los hombres negros aquí van mis cinco puntos por los que amamos a estos fogosos:

 

–       Baile: además de desprender calor con todo su ser, un hombre negro y fuerte por lo regular es buen bailarín, si no lo crees recuerda todas las películas en las que bailan danzas africanas o ritmos ochenteros, si así mueven el bote, ya sabrán en la cama.

–       Calor: imaginen esos negros brasileños o cubanos al pie de una playa, con todo el sudor en el cuerpo, solo sientes pasión, fervor y sabor.

–       Carisma: este punto igual raya en el estereotipo, sin embargo, la mayoría de las personas negras son cómicas y tienen un carisma peculiar, si combinas risas con orgasmo, placer asegurado.

–       Chocolate integrado: estos hombres son tan buenos que ya traen el ingrediente extra en la piel.

–       Fortaleza: nadie piensa en un asiático cargándote en la pared toda la noche, pero un negro ¿qué tal?

 

Nos leemos la siguiente semana farolos negros y cachondos.

Hacer Comentario