Así se construye la historia

 

LA SOCIEDAD  Mexicana de Geografía y Estadística Capítulo Hidalgo dio la bienvenida a su más reciente socia, la Doctora Elvira Hernández Carballido, feminista de gran trayectoria, catedrática entrañable, maestra de vida y tejedora de textos que se guardan en el corazón.

Recuerdo perfecto la primera vez que la vi, recién había llegado a esta ciudad, con sus características medias estrambóticas que hacen querer verla para saber qué modelo usará cada día. En clase nos habló de la revista FEM de la que fue fundadora y poco a poco me fui dando cuenta que ella es una mujer que hace historia.

Lo mismo ha escrito libros que historietas, hace radio, imparte clases, conferencias o talleres, presta sus oídos a las historias que le son confiadas o investiga e investiga entre los anales de la hemerotéca los primeros periódicos escritos por mujeres.

Para la ocasión de su ingreso a la Sociedad Mexicana de Geografía y Estadística dio un hermoso mensaje de agradecimiento, llenó sus palabras de pasajes de la historia, mujeres que han hecho mella en la época de la que fueron parte. Mujeres que resultan incómodas a las reglas establecidas, mujeres que no pidieron permiso pero entendieron desde el primer momento que había que tomar decisiones, hacerse presentes, ocupar espacios, dar la cara, opinar, formar parte y reconocerse como la otra parte del cielo sin el cual la tierra queda estéril y nada nace en ella.

En respuesta, una voz empantanada buscó y rebuscó preceptos o alguna suerte de argumentos para la justificación de su postura, no pedida por cierto, de no ser feminista, y a la vez dejar claro que no es misógino, en el aire quedó develada la verdad de sus palabras: ES MACHISTA. Y no puede perder la oportunidad de hacerle ver a una mujer que trasciende, que se le ha dado la oportunidad de hacerlo; enunció el dogma aquel que versa sobre la culpa del machismo causada por las madres, todas las madres incluida la suya por supuesto, esa es la justificación para todo.

La Doctora Elvira es una mujer valiente y comprende perfectamente que estos logros suyos en todo su mérito representan también oportunidad y compromiso para otras mujeres. Hay gran responsabilidad en su trabajo de visibilización y empoderamiento femenino.Que una mujer tome posesión de puestos de desición aún ahora causa molestia, causa un secreto descontento entre algunas personas.

Un mundo más equitativo solo podremos construirlo con la colaboración de mujeres y hombres por igual, a través del trato respetuoso entre ambos, sin protagonismos absurdos, sin postulados dogmáticos que no por ser repetidos durante décadas ha demostrado ser ciertos, Debate si, diálogo si, comprensión y empatía.

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.