Desde la consolidación del mundo virtual a partir del uso del internet a nivel mundial, además de la posibilidad de interconexión y acceso a información de todo tipo en tiempo real, los usuarios han encontrado algunas formas poco ortodoxas para interactuar entre ellos muchas veces bajo uso de las redes sociales.

 

Receta para la fama según la aptitud del usuario:

 

  • Procure decir y/o hacer constantemente ridiculeces, evidentemente pida que se haga un video con algún dispositivo móvil para que resulte más fácil enviar a las redes sociales sus peripecias.

 

En México los bautizaron como Ladys o Lords dependiendo del género al cual pertenezcan, si usted quiere ser uno le propongo lo siguiente:

 

  • No olvide portarse prepotente o altanero ante la menor provocación, presuma de nexos con altas figuras de poder, no olvide utilizar el ya conocido “¿No sabes quién soy?” “¿No sabes con quién te metes ehhh?” Y claro, hay que aseverar el parentezco cercano con algún famoso, puede ser un politiquillo basta con que lleve el mismo apellido que usted, ese es el último recurso y generalmente funciona.

 

Los de ocasión o coyunturales:

 

  • Otra opción es decir cosas graciosas, irreverencias, llevar acabo deportes extremos, entrenar animales exóticos, jugarle al faquir, o enunciar frases pegadizas que sin tener un significado concreto sean útiles para toda ocasión. Ejemplos:

“Wey”, “fua”, “wuuuu muchas cosas” y un largo etc.

 

Los influencers:

 

  • Recuerde tener muy claras sus habilidades, hay a quien le resulta improvisar, ese es su don; hay quien hace videoblogs de una manera sorprendente: lo mismo hablan de moda o peinados para hacer en cinco minutos, bromas pesadas, pequeñas historias o sketch de cualquier tipo.

 

Los retos:

 

  • En ellos alguna persona en cualquier lugar del mundo se videograba mientras lleva a cabo una acción, desde bailar la canción Happy de Pharrel Williams, que hizo eco en todos los rincones del planeta y unió cuando menos mediáticamente a personas muy diferentes entre sí, porque todos queremos ser felices aún en contra de los dogmas prohibitivos de algunas religiones o esquemas gubernamentales.

 

  • Los retos son de todos tipos: lanzarse cubetazos de agua helada en la cabeza (ice buket challengue), hacer videos de personas-perro generalmente comiendo (se coloca dentro de una sudadera a un perro y los brazos de la misma son ocupados por un ser humano creando la ilusión de que la mascota está humanizada) y entre muchos otros el famoso mannequin challengue que consiste en permanecer en una misma posición durante algún tiempo para que la cámara haga un recorrido por entre ellos.

 

Y están los XV de Rubí:

 

  • Toda una odisea se desató para la familia de una chica de 14 años por cierto, de una comunidad como muchas en el país, donde la fiesta de XV de las hijas de vuelve una verdadera proeza. La cuestión es que la familia hace una invitación en video para convocar a los vecinos de La Joya a asistir al evento, pero le video de vuelve viral y una recepción en la que se esperaban 300 invitados fue desbordada por más 30,000 asistentes de todas partes de la República Mexicana y Estados Unidos, que maravillados por el que debiera ser el deporte nacional acudieron en aras de su gorronería.

 

Por medio de los memes se transmite de forma breve el posicionamiento ideológico que se tiene al respecto de los acontecimientos políticos, sociales, culturales, etc. Dado que en México más del 60  por ciento de la población cuenta con un teléfono inteligente y pasa más de tres horas al día en redes sociales: los memes son los nuevos cartones de la época dorada de los periódicos, a los que acudían quienes no sabían leer pero si podían interpretar una imagen.

 

Para acceder a la fama de internet basta con que se viralice un video o una imagen y se lo lleve el tren del mame, así más y más gente lo conocerán hasta las televisoras ávidas de contenido le darán difusión amplia en su programación ya que ahora noticiarios, programas de revista, deportivos, de espectáculos y hasta La Rosa de Guadalupe no solo tratan estos temas, sino que les destinan grandes espacios dentro de los mismos.

 

Las redes sociales como dijera Umberto Eco “han abierto la puerta la puerta a una legión imbéciles”.

Hacer Comentario