Todo genio tiene un principio, lleva consigo un relato que echa a andar por su camino. Mucho antes de El viejo y el mar, Por quién doblan las campanas, Adiós a las armas y El verano peligroso; un joven llamado Ernest recorría las calles de París, perseguía sus sueños.

            Ernest Hemingway se caracterizó por grandes novelas y por ser revolucionario de la narrativa breve en el siglo veinte. Muchos añaden que fue mejor cuentista que novelista, pues sus historias cortas llevaban más peso en el sub-texto que en la impresión superficial, por eso fueron llamados “cuentos de iceberg”.

París era una fiesta es el libro que antecede todo esto, el punto de origen en la pluma del autor, un texto autobiográfico que contiene muchas cualidades narrativas. Es un anecdotario de cómo Ernest Hemingway se ganaba la vida escribiendo en la capital artística de los años veinte y cómo se encontraba con otros maestros de las letras. Esta recopilación de anécdotas tiene principio, desenlace y dos antagonistas, los cuales terminan por formar los elementos de una novela.

Hemingway

Ernest Hemingway

Dentro de esta historia bocetada, se cuenta cómo Hemingway, al lado de su primera esposa, Hadley Richardson, renta un cuarto para probar suerte en la ciudad del ensueño. La música de Cole Porter y los cuadros de Cezanne son algunas de las maravillas que adornan esta capital. Las luces nocturnas, el vino y la buena compañía también aportan el encanto en el ambiente.

Conforme el camino del artista continúa, se encuentra con la primera antagonista de esta historia: Gertrude Stein, la gran autora, coleccionista de obras pictóricas y crítica, a quien constantemente visitaban diferentes artistas. A ella se le atribuye ser la dirigente de la llamada “Generación perdida”, a la que Hemingway se integró. Esta se compone de escritores, testigos sobre un lapso partido entre la Primera Guerra Mundial y la gran devaluación de los años treinta. Algunos de ellos son: William Faulkner, Erza Pound y Scott Fitzegrald, este último entra como un segundo antagonista en la historia.

A partir de la aparición de Fitzgerald, el escritor y el libro parecen tener un nuevo rumbo. Ernest hace a un lado todo y emprende una nueva aventura junto con Scott, cuya personalidad contraria causa mucha intriga en el lector.

Se puede hablar mucho sobre París era una fiesta y la generación de los años veinte, pero jamás será suficiente. El libro transportará al lector sobre una atmósfera idílica de principios de siglo veinte; pasearán por vanguardias artísticas, música de fiestas bohemias, encuentros de genios americanos y españoles en terrazas y bares; todos escritores, pintores o músicos, igual que Hemingway, ansiosos por encontrar aventuras parisinas y con deseos de que la ciudad sea el escalón a su cumbre.

Como recomendación musical y con ensamble perfecto en el ambiente, el pianista de California: Cole Porter. Otro genio inducido a temprana edad a la música. Compositor de piezas importantes, Porter contribuyó mucho a la música de los veinte y era recurrido en fiestas, bares y restaurantes, acompañando al piano o el violín. Compuso musicales de los cuales algunos tuvieron éxito en Broadway. Al igual que Hemingway, Porter vivió la dicha parisina al máximo y se abatía de aplausos, halagos y alcohol.

Porter y Hemingway, junto con Stein, Faulkner y Fitzgerald, serán los elementos con los que los lectores se transportarán a la gran ciudad de ensueños vanguardistas, tras la bitácora de un genio que comenzó su carrera ahí: entre la ardua aventura bohemia.

 

 

 

Sobre El Autor

León Cuevas

El responsable y dueño de Sinestésica es el dibujante hidalguense León Cuevas. Reside en Ciudad de México y es egresado de la Escuela de Escritores de la SOGEM. Publicó varios cuentos en diarios digitales, así como uno impreso en la antología Encuentro de escritores hidalguenses del Centro de Arte y Filosofía. Publica también en Sayyeah.tv, sobre cine, espectáculos y libros. Tuvo diversas exposiciones individuales y participó en varias colectivas, tanto en Pachuca como en Ciudad de México. Es autor de la obra teatral “Las seis muertes de Ofelia”.

Artículos Relacionados

Hacer Comentario