¿Qué es Seda? Se podría clasificar como una sucesión de mini ficciones que unidas hilan una historia. Se puede debatir que si es un cuento o una novela. Lo único que se tiene claro fue que Alessandro Baricco quiso contar una historia y el resultado fue un libro, el cual puede ser de amor, de infidelidad, de guerra, de desterritorialización, de honor y deshonor, de invasión y de otros aspectos, pero la línea central es el comercio con los gusanos de seda. Desde dirigentes japoneses y negociantes británicos, hasta personajes históricos como Luis Pasteur o Chardonnet, todos se pasean por las páginas de este libro como personalidades protagonistas o ausente-presentes. Y se vuelve a la pregunta: ¿qué es esta creación literaria llamada Seda? Sin duda uno de los libros más famosos y con mayor éxito de este autor, publicado en 1996, pero… ¿qué es?

La trama es sobre un francés llamado Hervé Joncour, un importante comerciante de huevos de gusanos de seda. Joncour viaja a distintos lugares para encontrar mejores productos y de mayor calidad, sus hazañas por el mundo lo hacen llegar a una insólita isla, en donde hay una aldea provinciana que resulta tener los mejores huevos de gusanos jamás antes vistos por el comerciante, se trataba de Japón. Para crear un pacto comercial, Joncour debe negociar con Hara Kei, el soberano de esas tierras. La mayoría de los intentos por lograrlo y llegar a un acuerdo son fallidos y mientras tanto el protagonista se deja guiar por los encantos de una misteriosa mujer con rasgos finos, que resulta ser la amante de Hara Kei. Ante tanta incertidumbre, el comerciante francés debe recurrir al robo de los huevecillos y abrir paso al tráfico de estos, lo que conlleva consecuencias biológicas a su país. Conforme avanza la historia él se enamora de la misteriosa amante y pretende abandonar a Hélén, su mujer. Entre los viajes de ida y regreso, se desata una guerra, pues algunas naciones al enterarse de la calidad de los gusanos japoneses, cometen terribles invasiones. Joncour pasará por diversos paisajes misteriosos, algunos muy oníricos, al final, ya años después de lo sucedido, todo desembocará en un lago quieto y sin nombre, en donde él recapitulará y analizará su vida y tal vez aquel lago sin nombre sea el fin de su historia o la puerta para echar todo por la borda y volver a comenzar.

El texto tiene ciertos rasgos poéticos o metafóricos y es de lectura fácil, pero con un contexto lleno de profundidad. Los apartados de la obra son de una cuartilla, cuartilla y media o media cuartilla, por mucho de tres. Por eso se da el debate sobre si son capítulos, como tal, o cuentos breves que se van uniendo, incluso si algunos son más prosas poéticas que narrativas. Lo que sí es que Seda es un libro que atrapa de principio a fin y que no puede soltarse hasta acabar. La aparente ligereza de la historia es lo que la hace una lectura amena, pero que invita a dar una doble leída para encontrar los trasfondos entre las palabras y las figuras poéticas.

¿Qué es entonces Seda? ¿La mejor novela de Alessandro Baricco? ¿Un cuento largo o varios cuentos que forman una historia? Es posible que la mejor definición siga manteniéndose en el misterio, para sostener así la delicia de leer algo similar a lo que se siente cuando se lee poesía. A Baricco se le atribuyen otros logros literarios como es Océano mar, entre otros títulos que, al igual que Seda, contienen una estructura experimental. Alessandro Baricco es un escritor que nació en Turín, Italia. Considerado como uno de los mejores en su generación, también es alguien preocupado por el gusto a la lectura y en 1994 fundó una escuela de “Técnica de escritura”. Es ganador de premios como el Campiello y el Viareggio y creador de algunos textos dramáticos como Novecento, también es escritor de ensayos.

En la recomendación musical, el compositor estadounidense Adam Young, bajo el seudónimo de Port Blue, nos presenta todo un álbum que narra una historia, basada en la novela juvenil del canadiense Kenneth Opper, Airborn, que trata de aviones y personas que viven viajando por los aires. Por lo mismo el disco se llama The Airship. Cada canción cuenta una historia por sí sola, sin ninguna letra o vocalista, pues este proyecto de Adam Young es ambiental, a diferencia de otros de sus proyectos, un poco más pop e indies como Owl city. Aquí él crea sonidos atmosféricos con sintetizadores, para que cada track tenga algo que contar con una pura melodía y todas unidas formen una novela musical, similar a lo que se conoce como álbum conceptual. Como la obra literaria de Baricco, se puede escuchar cada canción de un playlist y formar así una ficción completa.