Una mentira es como una bola de nieve: mientras más rueda, más grande se vuelve.

Martin Lutero

Ataques de pánico, gente comprando provisiones, accidentes y suicidios se vivieron en 1938, durante la primera invasión extraterrestre a la tierra. Los relatos de aquel día siguen llegando a nuestros días como testigos de lo que fue una situación increíble.

Aquel 30 de octubre, un joven llamado Orson Welles transmitió por la radio una versión adaptada de La guerra de los mundos, libro de H.G. Wells, en la cual unas naves extraterrestres invaden la tierra. La leyenda urbana cuenta que se desató una histeria colectiva de tal magnitud ,que incluso llevó a juicio al “bromista” de Welles. Muchas verdades y muchas mentiras se dicen sobre aquel suceso, pero lo que es cierto es que podemos mirar a ese día para recordar los peligros de las llamadas fake news.

Las fake news no es otra cosa que noticias, ya sea directamente falsas o, por lo menos, engañosas. Éstas pueden ser creadas con la intención de esparcir información engañosa o por falta de rigurosidad periodística. Porque ahora cualquier persona con una cámara puede propagar información y una persona con suficientes seguidores se convierte en una fuente de información. 

Estas noticias son relevantes porque modifican la percepción e ideas de las personas. Personas que pueden ejercer su voto, basándose en información falsa, en pensar que cierto candidato hace o dice cosas que no son ciertas.

Hace no mucho tiempo, Rusia y Facebook estuvieron en problemas cuando se descubrió que pudieron intervenir las elecciones de Estados Unidos por medio de fake news. Las noticias falsas tuvieron más interacciones que las verdaderas. 

Miles de noticias salen todos los días y muchas deberían por lo menos despertar la incredulidad, hacerte buscar un poquito o leer la noticia completa: ¿qué página la subió? ¿quién firma? ¿otro medio la publicó? ¡Ah, es una cadena de WhatsApp! Súper confiable, eh.

Recientemente por lo menos, un video con naves espaciales en la luna, un tren nazi lleno de oro descubierto en Polonia, una mujer que se operó para tener un tercer pecho… Es divertido, lo entiendo y muchas veces la realidad puede superar la ficción, pero al final es un engaño.

Y el coronavirus no ayuda para nada, es el tema de hoy y lo será del mañana, genera millones de noticias al día, tuits, publicaciones, notas, etc., algunas personas creen que lo creó China, otros que lo creó EE.UU., que si es para crear un nuevo orden mundial, que si Nostradamus, que si apocalipsis, que si castigo de dios,  que si por comer murciélago o sencillamente que no existe.

Hay personas que creerán que la tierra es plana pero que el coronavirus no existe, así somos lo humanos.

Si bien, la narración de La Guerra de los Mundos no fue una noticia falsa, sino una simulación, lo cual se aclaró varias veces durante la emisión, nos sirve para darnos una idea de lo que una mentira creída por muchas personas puede provocar.

No me canso de decirles a mis padres o amigos que si una noticia suena rara o increíble, la busquen en otra fuente, que siempre duden. No se crean todo lo que ven en internet, especialmente no me crean a mí, yo sigo viendo la Rosa de Guadalupe.

Hacer Comentario