PACHUCA, Hgo., 17 de mayo de 2016.- Con la poesía del celuloide en blanco y negro, Arturo Ripstein deambula por las calles de un México sumergido en la miseria y el dolor en su ultima película La calle de la amargura, cinta en la que retoma la conocida nota roja sobre el homicidio de los luchadores, La Parkita y Espectrito Jr., en un hotel de la delegación Cuauhtémoc en la Ciudad de México, a manos de dos sexo servidoras quienes los envenenaron por accidente para robarles.

Ripstein se aleja del sensacionalismo que inundó los titulares mexicanos para volcarnos a los personajes de su film, seres que se asoman constantemente al oscuro abismo de la soledad, de la podredumbre que los rodea y los engulle, lugar donde los milagros han desaparecido para dejar en su lugar la ley de la calle.

Bajo una narrativa casi surrealista donde la ausencia del color recuerda  a otro gran director de la cinematografía nacional e internacional: Luis Buñuel. Con la dirección de Ripstein se encuentran Patricia Reyes Spíndola quien interpreta a Adela, Nora Velázquez en el papel de Dora y Sylvia Pasquel como doña Epi; actrices que llevan en sus hombros el peso dramático de la lacerante realidad que se vive día a día en la zona roja de la Ciudad de México.

La calle de la amargura será la encargada de inaugurar la 60 Muestra Internacional de Cine en Pachuca, el próximo jueves 18 de mayo, en el Teatro Guillermo Romo de Vivar en cuatro funciones: 15, 17, 19 y 21 horas.

 

 

El dato

La calle de la amargura recibió una ovación  de pie durante su proyección en el Festival de Venecia, donde se rindió homenaje a los 50 años de carrera de Arturo Ripstein.

 

 

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.