Hoy es viernes y quincena, dos características que denotan una freaking party loca cerca para atraer el buen ánimo de octubre.

Si eres un veinteañero seguramente beberás cerveza con amigos y ligarás en la feria, porque para eso es, lejos del discurso familiar emanado aburridamente por autoridades, el recinto solo es un gran suelo para pistear y encontrar sexo ocasional.

Pero como esta Farola Virgen se acerca a la edad de la chavorruquez empezó a hacer cosas propias de esta etapa como quedarse en casa viendo Netflix u oír a un amigo cantar en un café acogedor…

Sin embargo, ¿se han cuestionado en qué momento preciso dejamos de hacer locuras adolescentes? Estos pensamientos llevaron a esta Farola a caminos empedrados y lodosos que sirven para detenerse en el tiempo o lo que llamarían las mamás: retroceder.

Y entonces como buena Farola, loca y atrevida, hizo sus locuras estas semanas, una de ellas (no recomendable) fue lanzarse de una caja por una pronunciada calle en un famoso barrio de Pachuca (no apto para cardiacos) y otras más que no les cuento porque son secretos que quedan guardados en la memoria para siempre.

Entre tanto pensamiento, quisiera compartirles esta ocasión una desventura ocasional: resulta que derivado de la crisis de edad que la Farola atraviesa y gracias a los coqueteos no intencionales en una fiesta intensa por primera vez pudo jugar el rol de maestra.

En este mundo machista, donde el hombre es alabado por andar con una mujer menor, la Farola quiso revertir los roles y echarse al plato a un niño (no literal, era alguien de 20) y ver qué pasaba.

La historia es corta porque el plan no se concretó pues el amor arruina todo, pero ahí les va la guía práctica para mujeres divertidas e inteligentes que pretenden salir con un hombre más joven:

 

  1. Recordar que en alguien menor, por ejemplo un estudiante, no encontrarás al hombre de tu vida, pues sus planes son contrarios, sus sueños, círculos sociales, planes, ideologías y casi todo es distinto en ambos, lo único que los une es el sexo.
  2. Hacerle entender que no debe enamorarse ni confundir la admiración con amor, pues en ocasiones lo que lo atrae de ti es tu éxito y los jóvenes suelen intensear y hacer un drama en las relaciones.
  3. Sólo tres ocasiones de sexo y ya para no confundir sentimientos y que quiera llevarte de antro con chicas que enseñan el ombligo o a dormir a la casa de sus padres… repite conmigo: únicamente sexo.
  4. Hacerlo con alguien más joven es una experiencia duradera y por lo tanto debes tener resistencia, un joven aguanta más rounds que alguien de 30 así que deberás satisfacerlo mínimo tres veces, usa todo a tu favor: mano, bocas y piernas…
  5. Seguridad: basta decir que no querrás un hijo con un padre de 20 años ¿o sí?
  6. Disfruta: las pláticas sobran cuando el sexo es lo único que importa, como mujer con experiencia tira a la basura tus complejos y déjate llevar.

¡Viernes de sexo seguro, nos leemos la siguiente semana!

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.