Mamá duerme sola esta noche es el título de un cuento largo que el mundo editorial cataloga como una novela; sin embargo, Agustín Monsreal, su autor, defiende a capa y espada que se trata de un cuento largo. El libro consiste justo en dos relatos: Reencarnación, una narración muy corta que abre el telón y después Mamá duerme sola esta noche, que trata de cuatro jóvenes: Bernabé, Tito, Albino y el Oruga, quienes se plantean llevar serenatas a sus respectivas madres para el 10 de mayo. Sin embargo, en el intento se pierden en una deriva que los conduce a rebelar terribles realidades en torno a la figura materna, esta imagen tan amada y a la vez tan monstruosa para ellos. La lectura se vuelve compleja, hay una gran riqueza del lenguaje que juega entre lo florido y lo poético, del párrafo largo a una batalla de diálogos. En el orden no convencional del texto, la historia explora elementos como la seducción, el miedo, el alcohol, la noche, las novias, la búsqueda de los mariachis, Garibaldi y la Ciudad de México en sus diferentes comportamientos noctámbulos. Los rincones más tenebrosos del ser humano se esconden entre el folclor de los días festivos y los preparativos sociales que les otorgan esa importancia. La historia concluirá en un punto intenso que se debate entre lo amargo y el humor negro. Para saber más sobre este libro, a continuación, la entrevista con su escritor, Agustín Monsreal:

 

  • ¿Cómo comenzaste a escribir?

Comencé con una especie de contagio porque estudiaba para actor en la Escuela de Bellas Artes y tuve mi primer contacto con la tragedia griega, y con los autores clásicos Sófocles, Esquilo y Eurípides. Esto me abrió las puertas a una dimensión humana que no conocía. Yo venía de hacer teatro asistencial (en cárceles, con enfermos de tuberculosis, en leprosarios) y popular (en las plazas públicas), todo ese contacto me abrió la visión a otras realidades y la necesidad de decir lo que me estaba doliendo o me satisfacía. Entonces empecé a escribir textos que no sabía exactamente qué eran o hacia qué iban dirigidos, no conocía yo de géneros literarios. En eso, leí la convocatoria de un concurso de la revista Punto de partida y entré a las categorías de lo que yo creía que era poesía, cuento y ensayo, y gané las tres. Eso significó para mí que algo tenía. Después me enteré que existían talleres literarios y entré con la mentalidad de aprender en forma, encontrar las partes que había que saber del oficio de escribir; aspectos sobre la sintaxis, la gramática, la puntuación, técnicas, estructuras.

  • ¿Cuál es el argumento para decir que Mamá duerme sola esta noche es cuento y no una novela como lo sugiere la editorial?

Es un pequeño debate que nos sirve para manifestar cada quien sus posturas sobre los géneros. De mi parte, no creo que la diferencia se deba a la extensión, más bien está en que el cuento atiende una sola situación, en la que puede haber digresiones del comportamiento de los personajes en el tránsito hacia el punto que se dirigen. Hay personajes principales, que nunca son muchos, puede haber personajes incidentales, secundarios, pero todos son parte de esa misma digresión. En la novela, en cambio, se atienden diferentes situaciones, no hay digresiones sino partidas hacia muchos rumbos, muchísimos personajes, atmósferas, conflictos, etcétera. Tan solo dentro del Quijote hay cuentos, hay poemas, y una serie de ejemplos de esos rumbos. Por eso es que para mí esta historia es un cuento largo, porque hay una situación a la que se abocan los protagonistas, deambulan a este propósito, muestran sus respectivos conflictos, pero no hay cambio de situación, son ellos mismos todo el tiempo con ese mismo conflicto y propósito.

  • ¿Cómo surgieron los personajes Bernabé, Tito, Albino y el Oruga?

Como creo que se construyen los personajes literarios, se toman partes de varios lados. Lo importante es encontrar el conflicto del personaje, qué es lo que trae dentro, lo que le mueve a actuar de una manera, lo que le duele, lo que le apachurra el corazón, o que lo impulsa, lo estimula, lo frena en sus actitudes. Una vez encontrado eso, sigues el hilo conductor de la manera de ser del personaje. En este cuento en especial, creo que el personaje fundamental es el lenguaje. Parte de un lugar común, el día de la madre, pero, en sí, es el personaje principal.

  • Precisamente, creo que el cuento muestra un lenguaje muy bello. Si hiciéramos una metáfora, podríamos compararte con un pintor que sabe usar muy bien la acuarela, tu cuento está lleno de expresiones floridas convertidas en poéticas. ¿Qué opinas de la narrativa mexicana en la que se abusa del lenguaje coloquial y grosero?

Yo no creo en eso, yo creo que eso es una vulgaridad literaria que se puso de moda en algún momento, con la cual no comulgo. Yo creo que se puede mostrar que el lenguaje puede ser tan rico y sugerente que puede ser algo poético, sin caer en los vulgarismos. Yo no manejo palabras que no estén en un diccionario, por ejemplo, y eso que hay expresiones que no solo son de los citadinos, sino que describen un comportamiento de otra determinada parte de la sociedad.

  • La estructura del texto es interesante, remite a un poema a veces, cuéntanos sobre esto.

Me lo dio el propio comportamiento del habla de los personajes: nosotros no pensamos en fragmentos, pensamos en ideas breves que después empezamos a acomodar y a unir para hacer el discurso. Cuando estamos en un grupo, siempre hay un rebote de expresiones como los monosílabos. Cuando hay párrafos largos es cuando se manifiesta la introspección de cada personaje, en un duelo de inteligencias y sensibilidades. Parte del propósito es que se adquieran ritmos dentro de la narración, que vayan de acuerdo con las emociones por las que pasan los personajes. Lo difícil era encontrar esta estructura narrativa y arrancar. Lograr que este tono y el humor se mantuvieran durante todo el libro fue algo sumamente laborioso.

Agustín Monsreal

Agustín Monsreal

  • ¿Cuál es la simbología de la madre en esta historia?

Es tanto la dadora de vida, como la quitadora de vida: el comportamiento de algunas madres que toman a los hijos como propiedad, que se vuelven obsesivas y violentas para mantener el control sobre ellos. La madre como símbolo de lo más puro y de lo más detestable que puede haber. La celebración del 10 de mayo puede ser un acto de lo más chantajista. En el cuento se observa que la mayoría de la gente no celebra el día, sino que cumple con un rol social impuesto del que ni siquiera saben de dónde proviene. Se ve entonces cómo falseamos las verdades y cómo vivimos con enmascaramientos sociales, no solo con el día de las madres sino con casi todas las celebraciones. Otra característica aquí es que las mamás de los personajes son madres solas, México es un país de mucha madre y muy poco padre, cuando los hijos empiezan a abrir los ojos y algunos se preguntan ¿por qué esta santa señora vive sola y se fue el marido? Ahí es cuando el conflicto cobra verdaderamente fuerza porque se entra al terreno de una realidad que ha sido negada.

  • ¿Cuál es la simbología de la mujer en esta historia?

Hay un comportamiento aprendido de la madre, la madre que rechaza o aprueba la relación de un hijo, los personajes que parecen temerle a la mujer y a la vez sentirse atraídos hacia ella. Siempre hay una especie de rivalidad entre la mujer del hijo y la madre, todavía ni se conocen y ya existe tal rivalidad, entonces el hombre aprende una serie de ambigüedades morales y sexuales con respecto a la mujer, por un lado el deseo natural por la madre, según Freud, pero al mismo tiempo ¿a quién se ve cuando se mira a una mujer? Aun el amor más puro persigue en el fondo la relación sexual. Y si hay algo meramente sexual son las putas, pero la realidad es que ellas también tienen una vida, también son madres, esposas, amigas.

  • Dentro de este gran debate entre lo que es cuento largo y novela corta, ¿consideras que hay un punto medio para diferenciarlas?

Quizá en un momento dado lo hubo, se atribuía a la propia estructura del cuento y la novela, y a la extensión. Para mí lo de la extensión es muy discutible, no se puede decir que “a partir de la página 39 ya es novelita y a partir de la página 72 deja de serlo para ser novela”. Creo que cada género declara sus propias intenciones, entonces se me hace un tanto inútil este debate de los géneros, sobre todo porque en la actualidad cualquier género permite la inclusión de otro. Un cuento cuenta y es el secreto, en los dos géneros se cuenta algo sobre alguien, lo que me importa es cómo se ve reflejada en la naturaleza humana la resolución de un conflicto, porque parte de la literatura es mostrar la condición humana que está a oscuras. Por eso cada libro tiene su lector, cada quien prende a su vez su velita, lo comunica a alguien más y se prende otra velita, y así vamos, así se ilumina esa oscuridad que devela el ejercicio literario.

  • Háblanos un poco sobre las dificultades de hacer un cuento corto como vemos en el cuento de Reencarnación que abre paso al de Mamá duerme sola esta noche.

En el cuento breve hay una economía de recursos lingüísticos que hay que llevar al máximo. Es un texto que se piensa y se estructura de principio a fin mentalmente, desde el título, sin éste el texto corto no funciona, pues con él ya se menciona algo, y eso nos permite lograr la economía más a fondo. Por ejemplo, si Reencarnación se llamara de otra forma, no funcionaría de la misma manera. El género de la minificción es tan nuevo y tan bien aceptado, que la exploración va por muchos rumbos, yo creo que no es un género para experimentar sino para explorar.

 

En la recomendación musical, el autor recomendó Inutil fuga, una canción del autor yucateco Humberto Lara Lara. En esta ocasión se muestran dos versiones de esta pieza, una realizada por el tenor Miguel Hernández Martiñón, y la otra por el Trío Ensueño. El escritor la recomendó especialmente por el final de la letra: “Si así juntos pecamos contra el mundo, separados pecamos ante Dios”. Una muestra de que el concepto de pecado está amarrado con nudo ciego a todo el comportamiento de la pareja, desde el compromiso, hasta el no comer del fruto prohibido antes de la celebración. Así, a lo largo de su historia rondan frutos prohibidos y todos van a dar a una sola parte.

El 26 de febrero, Agustín Monsreal presentará un nuevo libro Deudas pendientes, editado por la UNAM y presentado en La feria del libro del Palacio de minería. Estén pendientes.

Sobre El Autor

León Cuevas

El responsable y dueño de Sinestésica es el dibujante hidalguense León Cuevas. Reside en Ciudad de México y es egresado de la Escuela de Escritores de la SOGEM. Publicó varios cuentos en diarios digitales, así como uno impreso en la antología Encuentro de escritores hidalguenses del Centro de Arte y Filosofía. Publica también en Sayyeah.tv, sobre cine, espectáculos y libros. Tuvo diversas exposiciones individuales y participó en varias colectivas, tanto en Pachuca como en Ciudad de México. Es autor de la obra teatral “Las seis muertes de Ofelia”.

Artículos Relacionados

Hacer Comentario