LA TARIMA independiente en el Artiguo Café de Pachuca celebró su primer aniversario con la voz rebelde de Nina Galindo, la exponente del movimiento rupestre que durante la década de 1980 tomó la escena musical del país de modo clandestino para deambular entre la protesta y el rock urbano.

La intérprete volvió después de cuatro años a la Ciudad de los Vientos donde, con acordes y armonías, narró lo que a todos nos pasa.

Contestataria, vetada por ser fiel a sus convicciones y crítica de las instituciones culturales, Galindo dio, de la mano de Jorge García Montemayor, una velada digna de Artiguo al que celebraron por la fortuna de seguir en una actualidad donde los espacios para lo diferente, lo poco común, lo no comercial, lo independiente, se reducen cada vez más.

Nina lo ha sentido más de una ocasión, la tristeza y melancolía qué produce ver apagarse la última luz de los foros independientes por falta de recursos, de apoyos de las instituciones,  así como por la frialdad de las ventas de esa industria musical que ve sólo cifras y cercan la pluralidad de géneros.

Galindo se pronuncia ante esas nuevas voces, escuchen y descubran la belleza de nuestra música, los huapango, el bolero,  el chachachá o la música vernácula,  experimenten con ellos, aléjense del glamour de los reflectores, de los grandes escenarios y dejen que el calor del público tal vez pequeño pero deseoso de nuevas propuestas los abracé.

EL AIRE es inundado por el aroma de la nueva molienda y las notas musicales, sus paredes se tiñen con el color del lente joven y el experimentado que vaga por las calles de la amante del viento, mientras su piso tiembla con cada diálogo fortísimo pronunciado y callado por sus labios, sus cuerpos, sus rostros y sus manos: Artiguo Café, uno de los refugios de la escena independiente que se mantiene en pie después de un año para brindar a todas las voces de la escena cultural un espacio.

El camino de los gestores culturales es difícil, sin embargo Nohemí García, socia del recinto, logró en un año convertir el foro de Artiguo en una de las sedes del Circuito de Jazz y Teatro de la promotora cultural Everarth, del primer Festival de Cabaret ‘Noches de encanto’ (espéralo en próximas fechas), albergar en sus muros la Muestra estatal de Fotoperiodismo, los trabajos de alumnos de la Universidad Autónoma de Hidalgo (UAEH) y la puesta en escena Pachucos night.

Sobre El Autor

Alejandra Zamora Canales

Comunicóloga en proceso, friki sin remedio, soñadora itinerante por deseo, dibujante por adicción, cinéfila por religión, bibliófila por diversión y fotógrafa ¿Por qué no?

Artículos Relacionados

Hacer Comentario