El gobierno respondió a su estilo, a su particular escucha: bestias tripuladas de uniformados con armadura para defenderse de los indefensos

PACHUCA, Hgo., 01 de abril de 2016.- ¡Pachuca despertó! O tal vez no dormía, sólo esperaba el momento, la menor provocación o el cúmulo de hartazgo por las decisiones del gobierno estatal que puso en marcha un apabullante sistema de transporte.

Ayer, en el último día de marzo, horas previas al inicio de la reconfiguración de rutas y supresión de unidades de tradición, vecinos de El Palmar salieron por sus puertos en pleno uso del derecho a inconformarse. También aparecieron los de la cercana Santa Julia y los residentes en Camelinas, todos en contra de una medida que no los tomó en cuenta.

El puño de Francisco Olvera Ruiz golpeó la mesa después de reconocer que el sistema que ideó tuvo deficiencias; dijo que habría cambios a partir de este convulso primero de abril, que diría adiós a las flotillas que no compaginan con la modernidad de su transporte confinado, las que aún evitan que la ciudadanía use el caprichoso sistema.

Ayer jueves, por la tarde-noche, en El Palmar, jefas de familia, padres, estudiantes y hasta los más pequeños participaron en la retención de unidades del Tuzobús; exigieron el regreso de la ruta guinda. Se congregaron en semáforos que hacen cruce con G Bonfil y Federalismo, gritaron “¡fuera el Tuzobús!”, “¡Queremos las combis!”, “¡Ni un voto al PRI!”…

Estaban enojados, querían ser escuchados, incluidos en las decisiones, se trata de su ciudad, su hogar.

Amanece, ya es abril. Por la mañana las protestas continuaron, a la indignación de los colonos de El Palmar se sumó Tulipanes, Magisterio, Cipreses… bloquearon el Nuevo Hidalgo, tomaron una unidad de rótulos verdes. También ratificaron su fuerza en el G Bonfil.

Ante sus demandas, el gobierno respondió a su estilo, a su particular escucha: bestias tripuladas de uniformados con armadura para defenderse de los indefensos.

Hasta después del mediodía, a regañadientes, funcionarios comenzaron a formar comisiones de vecinos. Pachuca despierta, o tal vez no dormía. La sociedad pronunciada y unida reclama el diálogo.

Hacer Comentario