El humorismo es una rama de la filosofía y es la única rama de la filosofía que hace reír mientras pensamos que pensamos

Mis confusiones
Rius

LA PRIMERA vez que vi un libro suyo aún siendo una niña me atrajo poderosamente el diseño, los dibujos, garabatos hechos con prisa pero con una agudeza que impacta a primer vistazo, ese trazo audaz que atraía a personas de todas las edades por igual.

El éxito rotundo del gran Rius radica en su capacidad casi científica de sintetizar las problemáticas del mundo y las ideas abstractas de los grandes pensadores, tomar todo el conocimiento que encontraba y por medio de historietas hacerlo accesible a todo aquel que quisiera leer o incluso apenas ver los dibujos.

Un monero en toda la extensión de la palabra, un artista, un educador, un “principiante” que aprendía de todo, quizá por ello tantos oficios tuvo en su haber, y que con la disciplina propia de un maestro ha instruido a generaciones completas de mexicanos, nos ha hecho cuestionarnos, reírnos de nosotros mismos, de nuestra desgracia aquilosada por el RIP y por la corrupción y al mismo tiempo nos ha hecho reflexionar, cambiar, buscar soluciones y vislumbrar una forma diferente de vida.

Leer a Rius es reír en primera instancia para poco a poco descubrir que hay otros que se conflictúan con los mismos males, qué hay otros que también encuentran en si rabia contenida, qué hay más que quieren un cambio de rumbo para el país o se hacen cuestionamientos de índole ontológico, hay más. Hay más que aprender, más allá de la educación formal, el mexicano, el latinoamericano puede construir bienestar social.

El mensaje de Rius es profundo, ideológico, rebelde, es un hijo del Chamuco, diciéndole corrupto al gobierno en turno en sus narices que el engaño no prospera, que no nos tragamos el cuento de siempre. Con pensamiento crítico y sátira magistralmente implementada su elocución logró volverse parte de la idiosincrasia nacional.

Eduardo del Río ha muerto y no me “cae el veinte” a la primera, hasta tomar mi café y revisar las noticias lo corroboro y como miles de mexicanos me duele su pérdida; son momentos difíciles para nuestro país y nos pintan aún peores, que falta hará su sabiduría, su ingenio y la risa que desataba con cada cartón.

Como mencionó Temoris Greco, #graciasRius, te agradezco ser la conciencia social de miles de mexicanos, te agradezco el humor, te agradezco que hayas abierto espacios para divulgar el conocimiento y aperturar dentro de la prensa mexicana lugares comunes para la crítica y la reflexión, te agradezco la valentía y la congruencia.

 

EDUARDO DEL RÍO GARCÍA

  • Nació en Zamora, Michoacán, el 20 junio de 1943
  • De joven fue seminarista
  • Excomulgado por la Iglesia católica por el contenido de alguna de sus obras (El manual del perfecto ateo)
  • Publicó sus primeras caricaturas en 1955, en la revista Ja- Já
  • Colaboró en periódicos derechistas y de izquierda: Proceso, El Universal, Ovaciones, La Prensa y La Jornada
  • Creó revistas de humor político y blanco: La Gallina, Marca Diablo, La Garrapata, El Chahuistle y El Chamuco y los hijos del Averno

 

Hacer Comentario