El sonido de las hojas y el universo breve de Cristina Rascón

La mini ficción y el escrito breve tienen una larga trayectoria de complicada elaboración, puesto que se necesita mucha capacidad de síntesis para escribirlos y transmitir un impacto en pocas palabras. Crear tal impresión en algunos párrafos o a veces en uno solo se asemeja a pintar cuadros que transmiten emociones con una imagen. En esta ocasión se presenta un libro cargado con 45 mini ficciones, algunas narrativas y otras prosa poética. Se trata de El sonido de las hojas y presentamos también la entrevista con su autora, Cristina Rascón.

Cristina es escritora, economista y traductora literaria. Nació en Sonora y es autora de El agua está helada (2006), Cuentráficos (2006), Hanami (2009), y Puede que un santuario seas tú (2010). Tradujo a los poetas: Shuntaro Taniwaka, Mitsuo Aida, Ishigakirin y Tawara Machi. Además de traducir textos del japonés al español, lo hizo con el inglés, francés y portugués. Como economista publicó Para entender la economía del arte (2009). El trabajo y los estudios de Cristina la llevaron por Japón, Canadá, Brasil, Austria y China. Por lo que la autora recoge pasos y experiencias que transmite en juegos de letras, conforma un universo donde varias culturas se encuentran, además con la visión de una poeta y de una economista a la vez.

El sonido de las hojas es un libro que se puede conseguir por medios digitales e impresos. A continuación sabremos más sobre sus intensas micro ficciones y el proceso de su publicación físico-electrónica mediante esta amena entrevista:

Cristina Rascón, escritora y economista

Cristina Rascón, escritora y economista

1 Cristina, ¿dado que estudiaste letras japonesas e indígenas, cómo es tu relación con este encuentro de culturas para tus creaciones?

En cuanto a letras asiáticas sí tengo estudios, hice una maestría en Japón, aunque en economía, pero también allá hice diplomados en arte, filosofía, cultura Zen, cultura japonesa. He traducido haikus y textos en japonés. En cuanto a las letras indígenas no tengo muchos estudios, tuve un acercamiento a estas como gestora cultural, pero carreras como tal no tengo. Existe un interés de mi parte en cómo funcionan ambas literaturas por similitud en las imágenes poéticas concretas, incluso en palabras y combinaciones. Hay figuras que coinciden en la literatura japonesa y en la náhuatl: una palabra unida a una segunda palabra me dan un tercer significado, pero se siguen utilizando los significados de las anteriores. Esos intereses han influido en mi creación, últimamente mi inquietud y curiosidad me ha hecho buscar otras culturas, otros universos literarios los cuales puedo trasladar a mi idioma; por ejemplo me ha interesado la literatura brasileña, china, portuguesa y francesa.

2 El sonido de las hojas ha sido descrito como mini ficciones, mini prosas poéticas, incluso como hibridaciones, ¿tienes asignada una definición para estos escritos breves?

Creía elaborar micro relato, pero me di cuenta de que exploraba e hibridaba. Uno juega con los textos y los críticos se encargan de ponerles títulos, cuando uno escribe no está pensando en qué está escribiendo ni dónde clasificarlo. En este caso el editor fue quien dijo que mis textos entraban en mini ficciones, ya que algunos están más enfocados al mini relato y otros a mini prosa poética y la mini ficción es una clasificación más amplia.

3 ¿Qué futuro le ves a la mini ficción?

La mini ficción tiene una historia larga en México y en el mundo, pero la literatura es lo mismo en el siglo II que en el siglo XXXII, este género tiene un efecto transmitido y eso que vemos es lo mismo que vamos a ver en el futuro, la micro ficción provoca que el lector se sorprenda, piense y se involucre, lo hace un coautor. Incluso para mí el haiku es una mini ficción. Ahora, esta corriente se aprovecha de las tecnologías para prevalecer.

4 Han descrito últimamente que un tweet ya puede ser una mini ficción ¿Qué puedes opinar al respecto?

Más bien las mini ficciones se pueden aprovechar del Twitter y las redes sociales, pero debe haber una malicia literaria, una construcción estética. Una publicación en Facebook o un tweet, por más gracioso o llamativo o mini que sea, no es una mini ficción. Más bien una mini ficción puede ser un tweet, pero no al revés.

5 ¿Qué futuro le ves al libro electrónico?

En lo particular me gusta mucho el libro electrónico porque es incluyente, así como más barato de producir y distribuir, también los procesos de pensamiento pueden llegar más rápido. Cuadrivio, la editorial donde está publicado mi libro, hace lo que llama “anfibios”, un título que se publica impreso y a la vez por medios electrónicos. Algunos se venden más por medios impresos y otros por vía electrónica, depende de cuánto se sepa promover el autor por las redes sociales.

Ahora, las mini ficciones se han apoderado del libro electrónico porque no es cansada su lectura y pueden adecuarse al medio con su brevedad. Con todo, dudo que el libro electrónico vaya a matar por completo al impreso, siempre hay distintos tipos de lectores.

6 ¿Por qué el título de tu libro es El sonido de las hojas? Este concepto se menciona entre tus mini ficciones aquí incluidas, en la titulada “Ladrona de musas”, pero, ¿por qué este es el nombre que ha representado a tu libro?

El título lo sugirió el editor, lo eligió refiriéndose al sonido de las hojas del libro, pero yo reforcé el concepto porque en Japón hoja y palabra son vocablos intercambiables, así como palabra con poesía, entonces es un juego: hojas-palabra-poesía: el sonido de la poesía.

7 Originalmente tenías planeadas 80 mini escritos de los cuales se publicaron 45, ¿qué hiciste con los desechados, los piensas usar más adelante?

Dejé unos 30 afuera y no pienso utilizarlos porque no me llevaban a ningún lado, eran minis pero no llegaban a ser ni mini relatos ni mini prosas poéticas puesto que no se entendían algunas cosas o no despertaban ningún efecto en el lector.

8 ¿Qué sientes al concluir una obra o al ser publicada y cuánto tiempo te tardas en comenzar otra?

Primero siento descanso porque se tiene mucho tiempo en mente lo que se quiere trasmitir o concretar (y que en mi caso esto se logra hasta que sale el texto). Una vez que se manda a imprenta piensa uno en cómo saldrá o si saldrá correctamente, pero ya es una preocupación menor. Lo principal es terminar y no dejar un proyecto inconcluso y, una vez concluido, entrar a una nueva etapa. Yo no me tardo nada en comenzar otro proyecto, quizá y lo comencé antes de haber concluido el anterior, por mucho que me haya agotado un libro al acabarlo, descanso unas dos o tres semanas por mucho y empiezo con los proyectos que he iniciado.

               ***

Posterior a la entrevista, la recomendación musical que acompaña al libro, esta vez ha sido propuesta por la autora: es la canción ‘Sans commentaire’, del grupo de rock francés Autor de Lucie. La escritora quiso elegir esta pieza minimal precisamente porque es breve y directa como sus escritos presentados. Ella también quiso agregar música de meditación Tai Chi, Zen porque es la que utiliza para escribir, así que el lector podrá escuchar las dos melodías para leer esta obra, ya sea en físico o desde su i Pad.

Sobre El Autor

León Cuevas

El responsable y dueño de Sinestésica es el dibujante hidalguense León Cuevas. Reside en Ciudad de México y es egresado de la Escuela de Escritores de la SOGEM. Publicó varios cuentos en diarios digitales, así como uno impreso en la antología Encuentro de escritores hidalguenses del Centro de Arte y Filosofía. Publica también en Sayyeah.tv, sobre cine, espectáculos y libros. Tuvo diversas exposiciones individuales y participó en varias colectivas, tanto en Pachuca como en Ciudad de México. Es autor de la obra teatral “Las seis muertes de Ofelia”.

Artículos Relacionados

Hacer Comentario