Entre los desamparados, un alma se puso a bailar bajo la Luna de verano… En cada mañana hay una galaxia, bien lo sé. En cada galaxia hay una mañana bien lo sé

Los Espíritus-Noches de verano (2013)

 

-Señor Hoshino, ¿le puedo preguntar algo? –Sí. ¿La nada se incrementa?

Haruki Murakam-Kafka en la orilla

 

NOS MIRO caminar, entrar y salir del Metro, platicamos por Facebook, vamos a conciertos y museos, tomamos diplomados juntos, paseamos al perro por el bosque, somos de distintas edades y lugares pero compartimos un sentimiento que quizá ni nosotros mismos sabemos que nos acompaña cual muerte a un metro de distancia de nuestro lado izquierdo, ese sentimiento de vació, de insatisfacción, ese que se aparece en una sociedad de riesgo, ese que anda por las calles cercadas de la modernidad líquida, ese que ya rondaba la posmodernidad antes que nosotros y llamarlo vació, quizá, no sea la mejor manera, es algo más profundo, es algo que ocasiona el sistema ese que ahora nos gobierna y delimita el consumo, un ojo de agua que emana constante líquido, no demasiado, no poco, suficiente para inundar cualquier espacio, agua que quedara contenida y sin lugar a dudas alguna salida encontrará.

Las sociedades actuales estimulan ciertas características innatas del comportamiento humano y una de esas muchas es la tendencia a la soledad, vivir solo, independiente, sumido en sus reflexiones, el círculo cercano de amigos bajo el cual me reconozco, viven solos, son independientes, laboran, luchan, se emborrachan y en la gran mayoría compartimos esa melancolía de la soledad, disfrazada de nuestro confort. ¿Es este un rasgo identitario de estas sociedades contemporáneas? ¿Es un rasgo particular de las ciudades? ¿En qué periodo de la vida se presenta este fenómeno?

Melancolía como eje de la discusión de opresión ocasionado por el sistema de consumo debido a la no satisfacción de las necesidades y relación con medios y creación de imaginarios colectivos.

Esos individuos que vivimos la posmodernidad (o lo contemporáneo) buscamos formas de escapatoria, huir de acá para irte más allá y el acá o el allá es un lugar que no tiene que ser geográfico, puede llegar a ser un estado de-mente que nos permite hacer más llevadera esta carga que es vivir con la insatisfacción en los dientes.

Los grupos sociales dan el cobijo necesario para pensar e imaginar que existen pertenencias, gustos, músicas, artes que atraen a un tipo de personas, uno se reconoce a partir del otro, pero qué pasa si el punto de análisis lo situamos en ese gusto/tendencia/situación/hecho social de la búsqueda de la soledad, más vale solo que mal acompañado.

Sociedad de solitarios

La proliferación de una renovación en la forma de relacionarse socialmente desatada por las redes sociales en Internet, la interacción nunca se había encontrado ante tantos caminos, la exposición de la intimidad, cada quien es dueño de la contraseña que permite el acceso a su página personal, uno decide qué pueden ver los demás pero aun así un dejo de melancolía se asoma, volvemos a la pregunta antes planteada, ¿es un rasgo definitorio de las sociedades actuales?

Narciso

En la actualidad el sexo se ha despojado de esa carga a sus espaldas llamada amor, no es necesario tener amor para tener sexo, por lo tanto el componente de la necesidad física se puede ver cubierta sin problemas, el paradigma de la monogamia se cuestiona así como la palabra fidelidad en el sentido cotidiano de uso, la fidelidad se mueve del prójimo hacia uno mismo y encontramos un concepto aun inexistente que podríamos llamar solegamia (del latín solitas) uno le es fiel a su soledad, hace uno la perfecta separación de los planos de comportamiento humano, permitiéndose vivir en soledad, en independencia económica conviviendo con un grupo de amigos que comparten esta característica.

Al final

Es acaso esa/esta/aquella la manera en la que hemos decido vivir o ha sido impuesta por un sistema que a veces se nos olvida que está allí/aquí/allá, es que quizá sólo es el momento histórico que nos tocó vivir. La segunda década del siglo XXI se caracterizó por la melancolía disfrazada de positivismo, diría el libro de Asimov, si fuéramos literatura, pero no, somos humanidad e historia que se mueve a cada instante, que busca el confort en un planeta que no deja de girar y morir a la vez, un mundo donde la gente migra, donde la gente crea.


  • BIBLIOGRAFÍA
    – Zygmunt Bauman — Modernidad líquida (1999)
    – Ulrich Beck — La sociedad del riesgo: hacia una nueva modernidad (1998)
    – Gilles Lipovetsky — Sociedad de consumo
    – Byung-Chul Han — La sociedad del cansancio (2012)

PARA LEER:

Emiliano Monge (2015) Las tierras arrasadas. Penguin Random House

Los malditos, los olvidados, los no juzgados ¿se merecen una novela? ¿Se merecen siquiera ser mencionados? Emiliano Monge nos convence que sí. En un país donde nuestra memoria dura lo que un programa o concierto en la televisión, en una ciudad donde los eventos gubernamentales se han vuelto una fiesta de luces y reguetón, existen historias de esas personas que quizá nunca debieron nacer, que bien le hubieran hecho a la vida el no haber pisado tierra, es aquí donde nosotros vivimos, es aquí donde todos caminamos, es aquí donde buscamos a nuestro perro, el autor nos aventura en una novela a bordo de camioneta y tráiler, donde lo maldito y la injusticia no se cuestiona, está dado como ley entre los seres humanos, es en palabras de él “… la historia pues del último holocausto de la especie.” Migración, amor, odio, vida, muerte, dolor, justicia que se hace injusta, allí va la tarde en su troka al lado de Estela pensando en su Epifanio y en ¿por qué chingados no contesta el pinche celular? Brillante novela que agradezco con creces el regalo. Muchas Gracias Sam.

PARA OÍR:

Sampha-Process

Ganador del Mercury Prize 2017. La voz se entremezcla con electrónica de altísimo nivel que recuerda por momentos a Floating Points, Arca, Hudson Mohave, arreglos en piano y cuerdas sutiles nos llevan a estados de paz, de nuevo la voz se alza victoriosa en el prestigiado premio británico, disco/viaje completo diría un viejo amigo.

Hacer Comentario