El evento más importante de la música está por llegar.

Corona Capital está a unos meses de presentar su edición 2018, en la que tomarán el escenario artistas de talla internacional como Robbie Williams, Imagine Dragons, New Order, Chemical Brothers, MGMT, así como el regreso de Panic! At The Disco. Sin embargo, entre las bandas que merecen atención por su vigencia y calidad en sus presentaciones en vivo, es sin duda, Nine Inch Nails (NIN)

¿Por qué mencionar a una banda tan icónica como NIN, a pesar de que ya llevan largo trayecto en la escena musical?  porque han demostrado que se puede innovar y reinventar, sin olvidar sus orígenes; por ser acérrimos críticos de la industria musical, al pedir a gritos que intereses ajenos a la música sigan interfiriendo con la libertad creativa y declararse enemigos de la tecnología y de la forma en que esta afecta el escuchar música.

Este proyecto de rock industrial encabezado por Trent Reznor y Atticus Ross se ha caracterizado por más de 20 años en crear temas que, parafraseando a Trent, “no pretenden convertirse en hits inmediatos, dignos de ser incluidos en alguna lista de popularidad”, sino hacer canciones que tengan algún tipo de emotividad, hacer que los oyentes sientan y disfruten la música con la intención que originalmente se conciben los álbumes, o en pocas palabras, regresar a los orígenes.

En los últimos años, Trent Reznor se convirtió en una especie de crítico sobre las nuevas formas de escuchar música por parte de las nuevas generaciones, en las que se involucran el uso de plataformas como Spotify y Tidal, exponiendo como argumento que en el pasado la forma de componer un álbum de música era teniendo en cuenta la duración y la extensión de un disco de vinilo, en donde los temas se componen para generar una conexión entre canciones hasta el final de la cara A, para reiniciarla en el lado B.

Según Trent , el problema de los servicios de streaming es que se le da mucha importancia a los sencillos y a los hits del momento, en lugar de los álbumes completos, lo que hace que los oyentes se desinterese en oír discos completos (y quizá es uno de los motivos por los cuales NIN ha decidido lanzar en tres partes lo que parecía un álbum más de esta banda).

En una entrevista para un medio digital mexicano recomendó “eliminar el streaming, comprar vinilos, tirar sus celulares al inodoro y escuchar música”.

Definitivamente podremos decir que Trent aún tiene un poco de autoridad moral sobre como disfrutar la música sin algún tipo de distractores, y a pesar del panorama dibujado por él mismo, afirma que “cada vez que veo a las personas en los conciertos, básicamente veo a quienes veía en 1990… sé que no son las mismas personas, claro; y en el escenario tratamos de ser honestos, y solo tocamos canciones que nos parecen relevantes ahora, que aun sientan parte de nosotros”.

Nine Inch  Nails tiene la peculiaridad de armar sus setlist en dos formas: la primera es cuando participan en festivales de música, como en el caso de Corona Capital, en el que se busca ser “conservador”, usando temas que causarán un impacto esperado, considerando que no todos los presentes acuden a verlos; y en el caso contrario, cuando se presentan en fechas, Trent y Atticus diseñan una lista para cada una de las presentaciones, o como ellos lo llaman, “configurar de manera personalizada los conciertos”.

Y a pesar del tiempo encima de este par de músicos, ellos demuestran que, ante las nuevas formas de escuchar música, la industria y los hábitos de consumo de los jóvenes, Nine Inch Nails aún tiene un poco de vitalidad a través del lanzamiento de una trilogía de EPs: Not the actual events, un reflejo de su andar como compositores de bandas sonoras de filmes como “The social network”; Add violence, descrito por Trent como la creación más sucia y estridente; y finalmente Bad witch, lanzado hace unos meses. Tres materiales con los que se presentarán junto con sus mejores éxitos este 17 y 18 de noviembre en el Autódromo Hermanos Rodríguez de la Ciudad de México.

En corto

En algunas ocasiones hemos declarado que este año se ha llenado de sorpresas, y para muestra un botón, los chicos de Gorillaz han dado una noticia que han llenado a muchos de felicidad: ¡vendrán a México! Y es que en sus redes sociales se subió el video de unos mariachis tocando uno de los sencillos de su reciente producción The Now Now, “Oh, melancholy hill”, confirmando su presencia en el Palacio de los Deportes el próximo 24 de octubre. Ahora tendrán la oportunidad de ver a 2-D, Noodle, Russel Hobbs, y a Ace (a falta de Murdoc, quien está en prisión), en compañía del buen Damon Albarn.

Hacer Comentario