Con la premisa que sólo el 10 por ciento de la población tiene acceso a las artes, la asociación busca la inclusión social e igualdad de oportunidades para niños y jóvenes


 

PACHUCA, Hgo., 29 de febrero de 2016.-El colectivo multidisciplinario Teatro de Laboratorio del Cuerpo Experimental AC inició en 2011 una serie de ejercicios para el acercamiento de jóvenes y niños en condiciones de marginación con las disciplinas artísticas; sus miembros, Sandra Cárdenas y Arturo Copca, titular y vicepresidente de la organización, explicaron a La Recoleta el trabajo a partir de uno de los sectores más vulnerables en la ciudad.

Proceso

Como primer punto, la asociación ubica instituciones dónde trabajar, este año buscará centros educativos a nivel preescolar, primaria y secundaria con los que repetirá el trabajo que desarrolla hasta la actualidad en las sedes de Pachuca del Programa de Atención para Menores en Riesgo (Pamar).

Identificadas las instancias adecuadas, con grupos formados, a través de un programa en educación artística con proyectos participativos enfocados en las necesidades e inquietudes de la población y que fomenten la creatividad e innovación, el Teatro Experimental inicia el acercamiento con las artes.

“Ofrecemos un programa de educación artística actualizado, innovador y que busca que sean los niños los más importantes”, dijo Sandra Cárdenas en entrevista.

A través de teatro, música y cine, Teatro de Laboratorio del Cuerpo Experimental demuestra que las fronteras del arte no están definidas, incluso con la tecnología

“Por ejemplo aquí no utilizamos la palabra, la hemos omitido, usamos más bien cómo te expresas con el cuerpo, cómo te expresas con el sonido, cómo te expresas con lo que estás manufacturando”

Financiamiento

Los artistas compartieron que este aspecto es siempre un problema para hacer o no un proyecto. El Teatro de Laboratorio recibe recursos del Instituto Mexicano de la Juventud y Secretaría de Desarrollo Social que les permite operar durante cuatro años, sin embargo no es garante que el recurso llegue.

“Nos damos cuenta que mientras avanzas, más trabas te ponen, en lugar que el camino se facilite parece que está diseñado para que las organizaciones civiles no se puedan consolidar. Gran parte del proyecto salió de nuestros bolsillos, de decir yo quiero hacer esto. Ahí te das cuenta que tienes que establecer una red de relaciones públicas sumamente importante”, explicó Arturo Copca.

Casos

Durante los últimos tres años, el proyecto implementa en el centro Pamar Abasolo de Pachuca, técnicas de trabajo con niñas en situación vulnerable a través de teatro con objetos, improvisación, stop motion, herramientas creativas y paisaje sonoro, con los que desarrollan cualidades artísticas y aprenden a trabajar en equipo.

La Recoleta platicó con los protagonistas:

Hacemos grabaciones, el otro día hicimos de unos extraterrestres. Lo que más me gusta es actuar, hicimos una obra de unos niños que iban a cruzar la frontera. Vengo los lunes o los martes. Me gustaría aprender más sobre la actuación, de grande quiero ser músico o actriz”

Michel, nueve años. Quiere montar Romeo y Julieta

Lo que más me gusta de aquí es dibujar, hacemos nuestros propios títeres y usamos nuestra imaginación. Una vez hice una niña que era para un corto. Me gustaría seguir viniendo porque desarrollo mi imaginación y me divierto”

Diana 11 años. De grande le gustaría tocar un instrumento

…demuestro mis emociones al hacer algunos personajes, he hecho una bruja, a personas y una casa (…). La que más me gusta es la que estamos haciendo, yo soy de los extraterrestres. Me gustaría montar una obra de un matrimonio que sea una familia muy feliz”

Jennifer, 10 años. Le gustaría ser actriz

Resultados

A lo largo de casi cinco años de trabajo, el proyecto de Sandra y Arturo dio para realizar un diagnóstico de los logros; la revisión arrojó tres puntos en cuanto a la asociación:

  • “Las instituciones no son abiertas y si se abren es con sus formatos establecidos”
  • “Las instituciones no están dispuestos a experimentar”
  • “Falta de acercamiento de los niños con las artes”

Sin embargo, el trabajo con los niños arrojó buenos resultados, María Carmen Casas González, encargada del centro Pamar Abasolo explicó en entrevista que las actividades realizadas por Teatro Laboratorio beneficiaron sobre todo a las niñas de manera considerable.

Teníamos niñas muy introvertidas, muy cohibidas, no platicaban, no se acercaban, pero durante el tiempo que ellos desarrollaron el taller hubo un cambio total en su personalidad…

Teatro de Laboratorio del Cuerpo Experimental, entre otros, trabajó con niños y jóvenes de escuelas, casas de cultura, casas hogar y del tutelar varonil y femenil, además del trabajo en grupos focales de la Sierra hidalguense.

Hacemos un llamado a los artistas a que volteen a ver los proyectos sociales. Esta es una alerta roja, si prefieren quedarse en casa quejándose que no hay recurso y que no va a llegar o salir a las calles y generar sus propios proyectos y llevarlos a cabo”

Sobre El Autor

David Padilla Corona

Aprendiz de alquimista, o sea de reportero. Vagabundo de la vida y redactor en construcción. Amo el periodismo y la radio ninguno más que el otro.

Artículos Relacionados

Hacer Comentario