El testigo transeúnte es un hombre alto de cabello cano, enfundado en chamarra de mezclilla y pantalón a juego, sonríe mientras fotografía cuanto puede…

 

…SE LLAMA Keith Dannemiller y antes de entrevistarlo bebí una copa de vino tinto de un solo trago porque aunque a primera vista es un hombre gentil, su estatura y corpulencia impone, el tono grave de su voz hace eco en la sala y uno no puede dejar de escucharlo.

Es un científico cuyo instrumento para sus experimentos es una cámara fotográfica, lleva más de 30 años capturando insólitas postales del Zócalo de la Ciudad de México, puede pasar horas en un punto determinado de su gran laboratorio buscando la resonancia que nace en él cuando una imagen le permite contar un relato.

Pone en práctica el método científico inductivo –de micro a macro- para tratar de entender la condición humana, para retratar una a una las piezas que conforman el universo que emerge en una de las plazas más grandes de América.

Su trabajo es en primera instancia un registro personal para conocer y entender los matices y la diversidad de la urbe que lo rodea, lo que más le impresiona luego de todos estos años es que ha podido trabajar en una de la ciudades más vertiginosas del mundo, que ha logrado que la gente lo acepte como parte del entorno, se mimetiza con ellos para fotografiarlos y su labor ayuda a entablar un diálogo permanente entre los peatones y la realidad de una ciudad tan grande, diversa y compleja.

Sus fotografías gozan de encuadres precisos, se nota el tiempo que invierte para capturar el instante perfecto, el gesto único de los personajes que retrata sin que estos posen en realidad, crea en el espectador la idea de haber visto en primera persona el acontecimiento, es un acompañamiento al recorrido callejero que cualquiera puede tener y sin embargo le otorga a cada fragmento cotidiano trascendencia inusitada.

Día tras día, mes tras mes, el teatro de la vida se pone en escena en la capital de nuestro país, no hay un guión, nadie ensaya, la trama cambia constantemente y Keith, haciendo uso de la energía potencial espera durante largo tiempo para captar con su cámara la historia que recién comienza.

TREINTA Y TRES…

…piezas (impresiones digitales blanco y negro extraídas del negativo del rollo fotográfico) conforman la exposición Testigo transeúnte, del fotógrafo norteamericano Keith Dannemiller, en la Sala Nacho López de la Fototeca Nacional en Pachuca, Hidalgo y estará en exhibición hasta el 21 de enero de 2018.

La muestra fotográfica forma parte de las actividades que el Sistema Nacional de Fototecas (Sinafo) lleva a cabo este año a la que se suman cuatro exposiciones temporales en la Sala Nacho López, Galería Leo Acosta y el Archivo Histórico y Museo de Minería; dos charlas en los denominados jueves fotográficos, dos montajes extramuros, el Taller Infantil de Verano y el Encuentro Nacional de Fototecas que celebró su 18 edición y contó con cuatro países invitados: Argentina, Cuba, España, y Japón; a él asistieron 370 personas de 27 estados de la República.

Sobre El Autor

Tania Martínez Suárez
pros_critos@hotmail.com

.mujer.esposa.madre.hija.hermana.amiga.

Interesada en seguir aprendiendo, amando y creando; me conmueve y compete todo lo que conlleva el acontecer humano, me encuentro en constante proceso de cambio y creo firmemente que las cosas pueden cambiar con ayuda de todos

Artículos Relacionados

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.