La situación en México está cabrona respecto a los feminicidios, comenta Lucrecia al público que acudió al teatro con la expectativa de su monólogo, donde invitó a las mujeres a no eligir a un hombre casado…

LUCRECIA, en su monólogo Treintonas, compartió la situación actual de las mujeres que pasan de los 30 y no han contraído matrimonio, ellas pasan por dejadas, amargadas, quedadas para vestir santos o lesbianas, entre otros adjetivos despectivos, sólo por no tener pareja.

En escena, relata cómo su madre no paraba de recordar que sólo faltaba ella, su hija, la más pequeña, para casarse, pues el resto de sus hijos ya había formado una familia y no quería morirse sin que eso pasara; aunque así fue.

La madre de Lucrecia murió y ella continúa soltera haciendo todo lo que le gusta sin tener que rendir cuentas a nadie, con una vida feliz, aunque sus amigas, primas y tías le cuestionen a menudo “para cuándo”.

Una gran satisfacción llega a ella cuando una de sus primas entra en proceso de divorcio y no sólo eso, también se prepara para un segundo matrimonio.

Para evitar que los comentarios de sus allegados la persigan, investiga las situaciones que enfrentan mujeres en otros países, donde las niñas son obligadas a casarse con hombres grandes o son mutiladas de sus genitales, de ahí que piense que en México son otros tiempos y hay más mujeres empoderadas e independientes, que no necesitan estar con un hombre que les resuelva la vida, porque muchas veces la empeoran.

En su mensaje final, las invitó a ejercer su vida sexual con los hombres que quieran, sin necesidad de compromiso, aunque  pidió evitar a los casados por respeto a las esposas:

“De por sí está cabrona la situación en el país sobre los feminicidios para que nosotras fomentemos el machismo con hombres que quieren tener más de una mujer… hombres hay muchos”.

El pasado fin de semana, el teatro Cedrus de Pachuca ofreció la puesta en escena Treintonas, el Monólogo, una adaptación de Hugo R. Gómez, y cuyo personaje principal, Lucrecia, fue encarnado por la actriz Karen Celis.

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.