La Recoleta tiene una nueva expresión cultural: el sexo. A partir de esta semana, cada viernes te guiará en el suculento viaje sexual para que deleites tus pupilas y leas sin censura lo que no encontrarás en ninguna otra página virtual.

Sin más preámbulo, nos trasladamos hasta los jardines del rey, herencia de la moda, el perfume y la repostería. Además de la diversa herencia cultural que regaló al mundo, Francia creó una de las mejores maneras de calentar motores previo al sexo: el beso francés.

Ese intercambio de lengua, de fluidos salivales y accidentales choques de dientes, esa señal que indica que ambos quieren echar pasión… el beso francés sin duda es signo de que las feromonas y testosteronas actúan y quieren más.

Pero lograr un beso francés perfecto no es sencillo, es necesaria una práctica extraordinaria. Dicen que si logras hacer un nudo con la lengua en el tallo de una cereza, tienes derecho a considerarte un buen besador pero si aún no logras esta hazaña, aquí algunas sugerencias recosexosas:

  1. Limpieza. Nadie triunfará haciendo un francés con mal aliento. Tu boca debe estar limpia, con la menta basta pero si te gusta explorar puedes conseguir enjuagues de sabor o cigarros mentolados, así imprimirás estilo a tus besos.
  2. Lentitud. ¡Por favor nunca quieras besar a nadie como si fueras un cerdo! Un beso francés debe ser lento y debes introducir tu lengua lentamente -como todo lo demás-. Tus movimientos deben ser cuidadosos al principio y subir la velocidad conforme al ritmo de la temperatura. También cuida tu respiración.
  3. Acompañamiento. Un buen francés es el preámbulo de un faje, cualquiera lo sabe, está en la Biblia -bueno no-, pero este beso místico se acompaña de la metáfora “si no te metes a bañar pa´ qué prendes el boiler?”.

Si tu intención no es llegar a tercera base por lo menos aplica otro tipo de besos, pero si ves que tu pareja responde, mantiene el francés, combínalo con un movimiento de manos por partes no íntimas -piernas, hombros, espalda, cabello- y me dices si no lo/la excitas y entras mejor.

  1. Con y sin amor. Para muchos el beso francés es señal de romanticismo. Cuando es así, el beso comunica porque es la perfecta unión de almas, incluso más que la penetración sexual. Cuando sólo se trata se sexo, suelen ser más salvajes y agresivos, puedes usar mordidas suaves con los dientes e incluso gemidos.
  2. Ojos. Ni siquiera entiendo cómo una persona puede abrir los ojos en un acto tan íntimo. Tampoco entiendo por qué debo explicar este punto. No lo hagas, disfrutas y has disfrutar, punto.

Hacer Comentario