“La muerte vestida de blanco y navegando en tul blanco se las llevó, las almas de la justicia, el espíritu de libertad y la búsqueda de la verdad ,dejándonos  en su lugar el lamento de la impunidad, las cadenas del autoritarismo disfrazado de democracia y  pero sobretodo un grito de protesta, el grito de los 43, el grito de las muertas de Juárez, el grito de los periodistas asesinados, el grito de un México cansado.”

PACHUCA, Hgo., 20 de mayo de 2016.- La luz se desplegó por las frías y estériles butacas del teatro. Con su guitarra como arma y de acompañantes los acordes de amores pasados, de tristezas que perduran, y del deseo de compartir un mismo cielo,  Pedro Sandoval presentó en el escenario del Teatro San Pancho, rebautizado por los nómadas que atendieron al llamado del Primer Encuentro Intercultural.

A través de su armónica y su voz, colombiana pura sazonada por México, Pedro Sandoval nos recordó  cómo las heridas algunas veces no dejan de sangrar,  que hasta un alma de hielo se puede derretir con la dosis perfecta de cariño, que la soledad es necesaria para poder continuar nuestro camino y que las habitaciones se pueden convertir en el lugar mas deseado.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Y mientras, el peculiar click de una lata de cerveza recién destapada cruzó el escenario para mostrar a Gabo que bebía para aclarar la garganta; sus cuentos amorosos dedicados a Cecilia resonaban en nuestras mentes a cada  pedazo de cielo azul profundo escondido en la libreta de Gabo  que terminaban por acumularse en las pequeñas peceras de Cecilia, con la finalidad de enamorarla y, de paso, a todos nosotros.

 

Los últimos acordes de Pedro Sandoval se esparcieron por los pasillos, seguidos de la oscuridad que siempre precede a la luz: los asistentes entraban y salían, como buenos nómadas no permanecían quietos; se reían , conversaban, gritaban y chiflaban en aprobación de lo que sus ojos, sus oídos y su piel percibían.

¿La música tiene fronteras? ¿la música tiene denominación de origen o debe limitarse a un solo género musical? Solo a través de ella nos encaminamos en el viaje espiritual donde estas preguntas encuentran al fin su respuesta: No, no hay fronteras, no hay límites, no hay géneros. Así lo mostró el grupo de Dinamarca y República del Congo Etonne Music Group, quienes mediante el reggae, el jazz, el rock , el blues y el pop hicieron un llamado al espíritu, a los sentimientos y las sensaciones.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Con el transcurso de la presentación, llegó el momento de levantar la voz por aquellos que fueron silenciados, por los muertos y por los vivos; así, con sus zapatos en las manos, el Colectivo Rupestre subió al escenario, colgó sus tenis en la viga de metal y por medio de las ondas sonoras del micrófono regalaron su función a los 43 de Ayotzinapa.

El cello y el violín enloquecieron, el trombón y el clarinete explotaron y los teclados chocaron de frente con las paredes del teatro, mientras un hombre de ojos desorbitados con un barco en la mano y un puro en la otra caminaba errante por el escenario,  mientras una sombra lo acechaba y filmaba, mientras la pared la pared zigzagueante del recinto se convertía en el receptor final del video.

Después silencio , rotundo silencio, de aquel que hiela la sangre, silencio mortuorio, el silencio que reinó la noche del 26 de septiembre del 2014, el silencio que vivimos día a día por culpa del miedo. Las primeras planas que narraron ese suceso se proyectaron en las paredes del teatro y dos niñas buscaban entre la audiencia lo que en algún punto perdimos, tras de ellas la muerte las acechaba.

La muerte vestida de blanco y navegando en tul blanco se las llevó, las almas de la justicia, el espíritu de libertad y la búsqueda de la verdad, dejaron en su lugar dolor, sufrimiento y lamento de la impunidad, las cadenas del autoritarismo disfrazado de democracia y  pero sobretodo un grito de protesta, el grito de los 43, el grito de las muertas de Juárez, el grito de los periodistas asesinados, el grito de un México cansado.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Hacer Comentario