Damas y caballeros hoy versionamos uno de los mejores discos de AC/DC… Tal vez pensemos que para hacer épico este álbum faltó incluir ‘Highway to hell’; la verdad no, todo a su tiempo, dicen por ahí.

Un disco póstumo que abre con una canción memorable, ‘Hells bells’, ya en la voz de su sucesor Brian Johnson, como dándole una bienvenida a Bon Scott quien dejó el mundo terrenal un 19 de febrero de 1980, tras una noche de copas.

Por ello la portada negra, con las letras de la banda en tono gris, guardándole el luto bien merecido y rindiéndole homenaje a uno de los mejores frontman de la historia del hard rock con dos canciones dedicadas a este excelente cantante, precisamente la fenomenal ‘Hells bells’ y Back in black, el tema que le da nombre al disco.

La muerte de Bon Scott es de esos detalles que hasta la fecha no se han aclarado del todo y no creo que se esclarezcan. La versión única, un informe médico hace oficial su muerte por bronco aspiración, ahogado en su vómito. La historia cuenta que Alistair Kinnear, amigo y vecino de Bon Scott, fue la última persona que lo vio con vida, lo llevó a su casa ebrio como de costumbre, quizá drogado como era su gusto, y ante la imposibilidad de su amigo para subirlo al departamento, lo dejó en su auto, un Renault 5 típico de la época, solo con una cobija. Catorce horas después el supuesto amigo baja a verlo y lo encuentra muerto, lo lleva rápidamente al hospital, donde lo declaran muerto.

Uno de los integrantes de la banda UFO, Paul Chapman, guitarrista con quien Bon consumía heroína de manera frecuente, fue informado de la muerte de su colega antes que la noticia fuera oficial. Días después Alistair Kinnear desapareció de la faz de la Tierra. Los integrantes de la agrupación, cuando se les preguntó al respecto, evadieron la pregunta con anécdotas sobre Bon y la banda, pero jamás quedó claro el asunto. Esta verdad nunca verá la luz.

Como lo mencionamos, es el primer álbum con Brian Johnson frente al micrófono, nadie sustituye a nadie, simplemente los vocalistas representan dos etapas diferentes en la vida musical de esta banda. Bon Scott ya había visto a Brian Johnson con anterioridad y quedó más que fascinado con su voz rasposa y desgarradora.

Si Bon siguiera con vida y hubiese querido retirarse de la agrupación o simplemente ya no hubiera podido cantar en AC/DC, estaría contento con la decisión que tomaron sus compañeros al darle la oportunidad a Brian Johnson.

Estos detalles son los que hacen más ricos a un disco, conocer de su historia y del porqué de algunos detalles como la portada misma. Aún queda una parte de Scott en este disco, cabe mencionar que el anterior vocalista no era mal baterista, lo hacía maravillosamente. En una ocasión, tres días antes de su muerte, el último contacto que tuvo con la banda y el productor Robert John Mutt Lange, Bon Scott llegó bajo el influjo de las drogas como era habitual y empezó a tocar las maquetas de las canciones ‘Have on a drink on me’ y ‘Let me put my love in to you’, estas letras todavía con la esencia del antiguo vocalista, mujeres sexo y rock and roll.

‘Shoot to thrill’ es una canción que sigue haciendo ruido después de varios años, tomada para musicalizar una de las películas más rentables de Marvel, Iron Man, para hacer la entrada triunfal del gran Tony Stark, interpretado por Robert Downy Jr enfundado en el traje metálico.

Otra canción de ensueño: ‘You shook me all night long’, testigo de varias generaciones con el infaltable blues rock de esta banda. Y en general un sonido mucho más refinado y limpio, más producido y menos crudo como el de sus anteriores trabajos; sin duda la segunda etapa que ha durado hasta estos días. ¿Con cuál te quedas?

Daniel García

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.