*juntando albañiles

 

IMAGINARIO: conjunto de “imágenes mentales” relacionadas que confieren, a un individuo o a un grupo, un significado y una coherencia en cuanto a su localización, distribución, interacción de los fenómenos en el espacio. Contribuye a organizar las concepciones, las percepciones y las prácticas espaciales (Debarbieux, 2003 en Lindon y Hiernaux, 2012: 32)

En la acepción de hoy, el imaginario vuelve a estructurar las representaciones que los individuos elaboran del mundo exterior y las imágenes nutridas por los sueños y fantasmas. ¿Qué hay detrás del imaginario que le permite modelar constantemente el mundo? …a cada modo de producción corresponde un modo de representación que la literatura y las artes dan a conocer y cuyo papel no es sólo lograr la aceptación de las injusticias y la estreches de la vida… El imaginario es el vehículo del deseo y por ende una fuerza real de transformación del mundo… En cada sociedad, en cada momento de su historia, se desarrollan maneras de pensar y de sentir, aspiraciones y normas como complemento y contrapunto de las infraestructuras. Es así como se logra hablarlas… El papel de imaginario es  instituir la sociedad, es decir, ofrecer un conjunto de significados que hacen comprender la vida en grupo y le dan un sentido… Las representaciones incitan a transformar lo real, a reformarlo, a verlo de nueva cuenta. El imaginario permite captar, en filigrana, detrás de lo que es, lo que puede ser y lo que deber ser (Lindon y Hiernaux, 2012).

 

Si este concepto lo llevamos al ámbito de lo cultural tendríamos que preguntarnos si Pachuca o el estado de Hidalgo tienen imaginario…

 

…un imaginario cultural. ¿Cuáles son lo espacios físicos (geográficos) donde se lleva acabo este imaginario? El imaginario al que le remite este intento de escritor es que el imaginario en la ciudad y en el estado es el arte promovido por las instituciones gubernamentales, la generación de algunas de las disciplinas artísticas ha contado con el beneficio de la existencia de programas de apoyos (aunque se podría investigar o preguntar directamente a los involucrados si estos estímulos ha sido suficientes a lo largo del tiempo) la generación de los espacios, presentaciones, accesos, en gran proporción son aportados por las instituciones gubernamentales tanto estatales como municipales.

Pero parece que este escenario cambia y este es el punto válido a discutir contigo Lector: durante 2016 y lo que va de 2017 hubo un aumento en los espacios independientes y privados dónde exponer actos artísticos, la oferta en la cartelera cultural se abrió al menos en la ciudad de Pachuca, espacios que tendrían sus antecedentes en la ZONA DE TOLERANCIA (Anel Estrada, Paco Arrieta, Azael Navarrete, María Chacón y Montse) y un poco después con MOVIMIENTO CV, CAF y CATARSIS, el teatro sale del teatro, las tocadas van a los jardines o espacios con iluminación, ¿será que el imaginario cultural (si es que así ya lo podemos llamar) está cambiando en la capital del estado? Recordemos algunos de estos espacios culturales de reciente aparición: la agencia cultural Arte La Fuente que recién cumplió un año, Foro Escénico (Foro 330), La Casa, espacio cultural alternativo, foro cultural Y sí, Bisagra Teatro, la fundación Calavera Canario, Artiguo Café, Sala Siqueiros (si olvido alguno, que es seguro, por favor recuérdamelo y agrégalo). También ha existido una nueva generación de productoras y personas interesadas en crear espectáculos culturales para públicos varios y en varios espacios: A pesar de Producciones, Festival de Cabaret, Mala Vida Productora, Editorial Cartonera, Arte La Fuente, Everart… (de nuevo pediría tu ayuda para no olvidar alguno). Punto y seguido deben tener los espacios generados por la universidad estatal.

A botepronto podríamos generar algunas preguntas sobre qué pasa en la oferta cultural de la capital hidalguense. ¿Por fin la existencia de escuelas en artes dan resultados (IDA de la UAEH, Escuela de Música del Estado de Hidalgo)? O a lo largo de intentos (buenos) como traer a Pachuca el Festival Transversales, Zona de Tolerancia o la vigencia del ciclo de cine de la cineteca expuesto desde hace mucho en el siempre en pie teatro Guillermo Romo de Vivar se creó un consumo de espectáculos culturales en la sociedad pachuqueña. ¿Podría inferir que a partir del bono demográfico que alcanza la ciudad hoy es esta nueva generación de personas consumidoras que buscan o exigen estos espacios y espectáculos de índole cultural (discusión aparte merece el concepto de cultura). Quizá a partir de la creación de una estratificación de consumo cultural en Hidalgo sabríamos a ciencia cierta cómo se consume y qué grupos etários consumen. ¿Qué oferta cultural encuentran los jóvenes (15-29 años)? ¿Qué opción hay para los niños?

De vuelta en la discusión sobre la modificación del imaginario cultural pachuqueño es esperanzador ver crecer nuevas formas de organización y trabajo en estos nuevos grupos, personas, foros de reciente aparición que están fuera del presupuesto gubernamental, la relación y apoyo entre los participantes se hace notable en esfuerzos de coordinación como el Movimiento Arteria que busca unir esfuerzos en la creación de una cartelera variada, incluyente y de calidad.

Este escrito se queda aquí, inconcluso, por el momento, en espera que lo leas para que contribuyas al diálogo, no sin antes remarcar que todos los foros, productores o agencias tienen páginas en Facebook: dales un ojo y, si puedes, asiste a uno de sus eventos.

 


 

BIBLIOGRAFÍA DE CONSULTA: LINDON Alicia & HIBERNAUX Daniel (Coord.) (2012). Geografías de lo Imaginario. Barcelona: Anthropos Editorial. UAM-I.

TE RECOMIENDO ESCUCHAR: Alt-j —3ww

 

Sobre El Autor

Arturo Quiroz Jiménez

Sociólogo, intento de fotógrafo, escucha necio, bicicletero

Artículos Relacionados

Hacer Comentario