Valerian y la ciudad de los mil planetas
Valerian and the city of a thousand planets
Valérian et la cité des mille planètes

 

NUNCA he sido fan de las películas de ciencia ficción, sin embargo me resulta muy interesante el estudio previo que se tiene que hacer para escribir estos filmes, toda la parte científica y tecnológica es un mundo de conocimientos, imagino que en su gran mayoría los escritores de estas novelas son mitad científicos o investigadores que han sido abducidos por extraterrestres que les trasmitieron los secretos del Universo para después llevarlos a la pantalla grande y presentarles a los simples mortales una realidad alterna acompañada de palomitas con caramelo y refresco extra grande.

Valerian y la ciudad de los mil planetas es una película basada en una serie francesa de ciencia ficción, Valérian y Laureline, escrita por Pierre Christin e ilustrada por Jean-Claude Mézières. Posteriormente Luc Besson escribe y dirige este filme. Podría decir que es la típica historia en la que la humanidad que destruyó a una civilización buena, ingenua, callada, tímida e inocente… jajajaja… quiere resarcir el daño.

En realidad es tan simple como eso, pero para no arruinarte el final porque para colmo esta civilización también es azul (ya sabrás a qué película te remite) y también vive en un paraíso, encontré otras similitudes interesantes con otras películas y me pregunté por qué se repiten estos patrones. La influencia de otras culturas se refleja en estas civilizaciones ultra desarrolladas del Cosmos que sin bien pensábamos estamos muy alejados de ellos, en realidad creo que compartimos muchas cosas, por ejemplo esos hombres azules los encontramos en la cultura hindú, celestiales, mágicos, sagrados, también en sus características físicas, me pareció ver un parecido con la raza afro: cuerpos alargados y musculosos, collares en el cuello y diademas en la cabeza, bastones de mando y ese acercamiento tan natural con el medio ambiente.

La película también goza de una tecnología visual bastante atractiva, creo que son de las cosas más destacadas, sin embargo cuando los efectos visuales pesan más que la historia no resulta tan agradable porque ya no sé si estoy viendo la película por la historia o por sus efectos, si pudiera conjuntar ambos se agradece; además de no salir con esa sensación de vacío pensando “maldita humanidad, no tenemos remedio, siempre terminamos destruyendo todo” pero no hacemos nada por cambiarlo, el combo que vende la ciencia ficción es muy atractivo “tecnología, ciencia y seres de otros planetas” en realidad no sé cuántas películas de civilizaciones que eran buenas tenemos que ver para entender el mensaje, no necesitamos esperar a que sea 2050 para intentar salvar a una “civilización azul” en nuestras narices están muchas grandes culturas con seres divinos que no es que se apropien de un paraíso, ellos son parte de este paraíso, vete a la Selva Lacandona y mira cómo esta pequeña comunidad en peligro de extinción lucha por sobrevivir e intenta proteger su paraíso de la tala de árboles. Estamos a años luz de entender su cosmovisión pero, insisto, compartimos muchas similitudes.

Cuando la veas, pon atención en esa escena en la que los “azules” se toman de las manos para intentar detener una segunda destrucción… Ahora que lo pienso me recordó a tantas manifestaciones de luchadores sociales y activistas confrontando la intervención de la policía o el ejército… ¡vela!

Hacer Comentario