Así partió Lucena

—Cariño, ya despierta, ¡No llegaremos!—. Magno tuvo que arriesgar su matrimonio al tomar la decisión de desnudar los ventanales, si algo odiaba Lucena era que el Sol le pillara de frente en las mañanas, pero no...