De buenas intenciones

La auténtica literatura estaba en las bases, en la gente que escribía con el corazón y no con la cabeza, de que eran esos los verdaderos escritores y no los patanes como yo, incapaces de ver más allá de una fal...