Dios de la lluvia

Pese a las advertencias y regaños de su madre, a los hermanitos Domínguez les encantaba jugar en la azotea de la casa. UN DÍA se les ocurrió que podía ser divertido invocar desde allí al dios de la lluvia, así...