Bienvenid@ a tu sección holística en La Recoleta, un espacio que busca cuestionar el significado de eso que llamamos verdad, basados en un concepto, por cierto, muy conocido por los católicos, el número tres

¡HAGAMOS un trío! Dibujemos un triángulo, pensemos en formar una Trinidad, sí, ¡si! Como esa del Padre, el Hijo y del Espíritu Santo. En la vida existen trinidades que quizá no percibimos: Abuela, Madre e Hija; hippie, normal y anticristo; bueno, distraído y malo; virgen, asexual y puta; izquierda, activista y derecha.

Porque la vida tiene contrastes tuve que vivir uno de los extremos, un día, en clases de catecismo,  la monja contaba un cuento curioso, con ejemplos ficticios explicó por qué un simple mortal no podría comprender el misterio de la Santísima Trinidad, una esfera de energía que guarda tres entidades en una. Esta idea más me sonó al juego espíritu-cuerpo-mente.

Mi papá siempre me dijo que la Iglesia manipulaba a la gente para conocer sus intimidades bajo un supuesto “secreto de confesión”, así, decía, podía sacar provecho cuando fuese necesario, envenenando a la gente con el miedo de algo más poderoso que uno mismo, ¿te suena familiar?

Malamente, este sistema se ha utilizado como método de autoridad, el gobierno hace cosas similares, empresas con estructura de jerarquía, sucede igual en tu hogar, en esa relación de padres e hijos.

“¡No te masturbes! ¡Te saldrán pelos en la mano!”, ¿por qué nadie nos explica? En lugar de construir barreras e inyectar absurdas dosis de miedo.

De pequeños nos imponen conceptos, intentan definir nuestro juicio, luego de un largo tiempo comprendemos que no va con nosotros y al final formamos uno propio.

En este espacio trataré de compartir mis inquietudes a partir de lados opuestos, como si fuera una regla de 30 centímetros escribiré sobre el 0 y el 30, me gustaría que tú me ayudes a dilucidar lo que va entre el 1 y el 29.

Creo que nuca habrá una verdad, menos una absoluta, la verdad es que la verdad podría ser esa capacidad de absorber la información como lo hacen tus ojos, el ojo derecho no le impone otra imagen al ojo izquierdo, solo la complementan.

Sobre El Autor

Paulina Conde

Diseñadora de negocios, emprendedora con proyectos que intentan hacer comunidad en colaboración, creadora de eventos de cultura; creyente de que la conciencia espiritual salvará al mundo; involucrada en la búsqueda infinita de soluciones

Artículos Relacionados

Hacer Comentario